La comunidad educativa rural exige obras para calles y caminos.

Exigen un urgente plan de obra y mantenimiento de los caminos, proyectado a largo plazo, que incluya su abovedado y relleno con escombro o similar.

0
451
El estado de los camino hizo perder muchos días de clases a los alumnos del campo.

San Vicente .: Padres y alumnos de las escuelas rurales 3, 7, 10 y 11 del partido de San Vicente emitieron un comunicado de prensa para dar a conocer la “situación desesperante” de esos establecimientos debido a que las calles de sus alrededores están en un “estado crítico” y se vuelven “absolutamente intransitables” los días de lluvia. Por ese motivo, piden al Municipio que ejecute trabajos de mejoras.

“Exigimos urgente un plan de obra y mantenimiento de los caminos serio, proyectado a largo plazo, que incluya su abovedado y relleno con escombro o similar”, precisan en el escrito, a la vez que advierten que “el trabajo de una máquina que aplane los pozos y reacomode la tierra es contraproducente porque los caminos quedan cada vez más bajos y se inundan cada vez más”.

Las distancias existentes entre los hogares y las escuelas oscilan entre los 7 y los 23 kilómetros, y las malas condiciones de las arterias impiden el tránsito vehicular. Sin embargo, el problema que ellos manifiestan no tiene que ver solamente con la posibilidad o no de transitar, sino también con todos los derechos que se vulneran.

Uno de esos derechos vulnerados es el de la misma educación de los jóvenes que asisten a estas instituciones, porque -remarcan- “tienen alrededor de un 60 % de los días de clase previstos en el calendario escolar”. “Cada vez que llueve los accesos quedan cerrados, y la suspensión de clases puede extenderse varios días dependiendo de la situación climática”, explican. A modo de ejemplo, recuerdan que la Escuela 10 “tuvo este año más de un mes corrido de suspensión de clases por este motivo”.

Asimismo, otro derecho que se pasa por alto es el del acceso al sistema de salud de todos los vecinos que viven por esas zonas, ya que las ambulancias no pueden ingresar.

Además, agregan como un problema la falta de vacantes, de comedor y de insumos necesarios para el normal funcionamiento de las escuelas.

Junto con los padres y alumnos, firman el documento docentes, directivos y auxiliares de las comunidades educativas afectadas, vecinos y productores de la zona, miembros del Centro Educativo para la Producción Total (CEPT) 33, SUTEBA, Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) y vecinos del distrito.

baner_alsur

DEJA UNA RESPUESTA