Opinión | Prohibido vender humo.

Por Daniel Rosales

0
1386

San Vicente .: En la jerga de los argentinos, “vender humo” es cuando una persona o un conjunto de ellas crea expectativas que sabe que no puede o no quiere cumplir. Es, al fin y al cabo, una especie de engaño, tal como pasó este fin de semana en San Vicente con la anunciada campaña municipal para reglamentar la venta de pirotecnia.

La cuestión es que el Municipio, a través de sus redes sociales y de algunos medios de comunicación, dio a conocer los requisitos para poder vender fuegos artificiales en forma legal en el territorio sanvicentino. Entre esas medidas sobresalían la obligación de obtener un certificado de la Dirección de Explosivos bonaerense y la prohibición de venderles pirotecnia a menores de 16 años y de exhibirla en la vía pública.

Realmente, se podían contar con los dedos de una mano los comercios que cumplieron con la normativa. Después hubo comerciantes inescrupulosos que sacaron sus mesitas a la calle y le vendían los explosivos a cualquiera que llevara plata, sin hacer distinción de mayores o menores, y todo esto ante la ausencia total del Municipio.

Estimados funcionarios municipales, cuando se promulga una normativa hay que realizar los controles específicos para que efectivamente se cumpla. El sábado 24 de diciembre, mientras en el Palacio Municipal el intendente Mauricio Gómez y algunos de sus secretarios entregaban tres patrulleros a la Policía, a muy pocos metros de ahí, en la puerta de un autoservicio, un comerciante vendía -a viva voz- pirotecnia en la vereda a menores de edad y con la “custodia” de dos policías locales.

Quien escribe les comunicó esta infracción a los secretarios de Gobierno, Alejandro Magnetti, y de Seguridad, Rubén Ruiz, quienes se comprometieron a tomar cartas en el asunto, cosa que nunca sucedió, debido a que el comerciante continuó con sus negocios hasta altas horas de la noche. Esto me hace pensar que esa persona goza de algún privilegio o que simplemente el Municipio vendió humo -una vez más- a los vecinos.

Este caso no fue el único, porque cuando comenzaba a caer la tarde, y ante la falta absoluta de controles, algunos comerciantes sacaron mesas a la calle y vendían sus fuegos de artificio, en detrimento de los comerciantes que se tomaron la molestia de viajar a la ciudad de La Plata para gestionar su certificado habilitante.

Muchachos, basta de vender humo. Basta de anunciar cosas que nunca van a cumplir, como el caso del tránsito y de las motos con escapes libres que asolan al distrito. No sirve apostarse un domingo a la tarde frente al Municipio para parar a algunos desprevenidos infractores, mientras en la Autovía 6 se juntan decenas de motociclistas para correr picadas ante la mirada esquiva del personal de Tránsito y de la misma policía.

A principio de año se adujo la falta de controles a la falta de personal y de medios de locomoción. Hoy el área de Tránsito posee motos (110 cc y enduro) y tres camionetas Renault Duster, pero los controles continúan sin hacerse. ¿Dónde están las cuatro o cinco cabinas que el jefe comunal anunció que se iban a instalar en puntos estratégicos de entrada y salida al distrito? Solamente se instaló una en Ruta 210 y América, en Alejandro Korn, pero no funciona.

Pasa algo parecido con la basura. En oportunidad de firmar un convenio con la CEAMSE para llevar los residuos domiciliarios a la planta de Burzaco, el intendente anunció el saneamiento del basural a cielo abierto ubicado en Ruta 58 e Intendente Madero para el mes de noviembre de este año, trabajo que no solamente no se realizó, sino que la “cava” sigue recibiendo residuos producto de la poda de árboles.

Esperemos que esta semana sea distinta y que se controle como debe ser  la venta de pirotecnia, porque de nada sirve anunciar medidas rimbombantes si después no se hace nada para hacerlas cumplir.

baner_vicenter

DEJA UNA RESPUESTA