San Vicente: los concejales se preparan para tratar el Presupuesto 2017.

0
1074

San Vicente .: Los concejales de San Vicente se encuentran en reuniones previas al tratamiento del Presupuesto 2017, en el que parece haber dos puntos relevantes para los bloques opositores al momento de la discusión: el aumento del sueldo del Intendente y el aumento del personal municipal, especialmente jerárquico.

El martes, los ediles se reunieron con el secretario de Hacienda y Finanzas municipal, Guillermo Fiotek, y el jefe de Gabinete, Federico Cantó, para abordar la Ordenanza Complementaria (una parte del presupuesto que se refiere a las remuneraciones) y plantearles las inquietudes en este sentido.

Hoy también realizaban una reunión para continuar con la discusión y se espera que para mañana se concreten dos sesiones extraordinarias: una para debatir la continuidad del convenio con el CEAMSE debido a que aún no hubo avances con el Ecopunto y para extender la prórroga de adecuación fiscal de los vecinos que tienen deuda con el Municipio; y la otra sesión sería ya para aprobar o no el Presupuesto del año próximo.

Voces de la oposición

El concejal del Progresismo, Carlos Laguzzi, observó que el Presupuesto 2017 “es muy similar al anterior en valores absolutos”, porque la gestión del jefe comunal saliente, Daniel Di Sabatino, tenía 78 por ciento de gastos de personal y 22 de gastos operativos, mientras que la de Cambiemos presupuestó 82 por ciento de gastos de personal y 18 de gastos operativos.

Consideró que hay “una relación incorrecta entre sueldos del personal y gastos operativos”, porque “al ser tanto el gasto en personal, después no queda mucho para arreglar calles, por ejemplo”.

“Lo más malo de este presupuesto es el intentar aumentar el plantel, sobre todo el plantel de jefes. Vienen a emprolijar la cosa, y en vez de emprolijarla aumentan el personal con una masa de casi 1.300 personas”, dijo Laguzzi. Es que incorporarían unos 150 empleados más, entre ellos funcionarios, y citó como ejemplos la Secretaría General y la de Cultura.

En ese sentido, el socialista aseveró: “Ellos quieren aumentar la dotación, y nosotros no queremos; yo les dije que yo jefes no voy a aceptar ni uno solo más, y creo que están todos los concejales (de acuerdo) en eso”.

Asimismo, señaló que otra de las cosas que la mayoría de los concejales busca es que los Gastos de Representación que se contabilizan en el sueldo del intendente se bajen y “que no siga cobrando lo que cobraba Di Sabatino, que era el cien por cien del sueldo”. Los Gastos de Representación son aquellas erogaciones en las que debe incurrir el Intendente por distintas actividades de interés municipal (viáticos, estadías, comida, entre otras).

A pesar de todo esto, Laguzzi tomó como positivo las modificaciones en la estructura del Concejo Deliberante, donde el oficialismo hoy no tiene mayoría, por lo que el Ejecutivo tuvo que ir acordando con los mismos ediles, sea por buena voluntad o por no tener otra opción.

“Di Sabatino te imponía la mayoría, Arcuri más, y te jodía, por más que vos no estés de acuerdo. Es muy bueno lo que está ocurriendo, porque no es que el Intendente se fija el sueldo y nosotros decimos ‘sí, sí, está bien’, o nos callamos la boca, o nos hacen callar la boca por la mayoría”, dijo”. De hecho, contó que hay concejales oficialistas que están de acuerdo con las modificaciones planteadas por la oposición para el Presupuesto.

Por su parte, el concejal del Frente para la Victoria, Lucas Di Sabatino, se refirió también al costo total del salario de Gómez, y anticipó: “(La idea) es que lo que se fije como mínimo sea el salario. No por una ocurrencia nuestra, sino porque vemos que la partida relacionada con el salario del Intendente tuvo un aumento de casi un millón de pesos desde lo presupuestado en este año y lo que pretenden para el 2017, lo cual entendemos que es una exageración absoluta”.

Asimismo, manifestó que desde el Departamento Ejecutivo “insisten en que el Intendente durante todo el año cobró el salario mínimo”, y añadió: “Yo les dije que no puedo hacer un acto de fe porque esto no es una religión, que lo que necesitamos ver todos es la documentación donde eso esté asentado, que son las liquidaciones. Si no me lo muestran, yo no les puedo creer porque lo que ellos presupuestan dice otra cosa”.

Esos dichos están vinculados además al pedido unánime por parte del HCD del listado de toda la planta de empleados del Municipio -jerárquicos y no jerárquicos-, con nombres y apellidos, categorías, áreas en las que trabajan, sueldo que perciben y números de legajo. Después de un tiempo, el Ejecutivo presentó esa nómina, pero solamente con los nombres y apellidos y los números de legajo.

Afirmó: “Evidentemente hay una animosidad en entregar la información así (…) Eso dificulta muchísimo la tarea de control y de redireccionar el gasto público para donde entendemos que son las prioridades (…) Va a dificultar que las políticas públicas sean direccionadas a lo que hoy la población necesita, que no es un millón de pesos más en el salario del intendente, sino mejorar aspectos de salud, de obras públicas, de educación, etcétera”.

Así y todo, destacó como favorable que todos los ediles hayan planteado “lograr los mayores puntos de acuerdo” y que los oficialistas hayan aceptado cuestiones como las referidas a las facultades propias del Deliberativo, por ejemplo, sobre permitir o no que el Ejecutivo realice movimientos de partidas. “La inmensa mayoría dijimos que nos parecía que no íbamos a delegar esas facultades, y ellos han accedido, lo cual está bárbaro en términos de diálogo democrático”.

La voz oficialista

En lo suyo, el concejal de Cambiemos Roberto Armirotti dijo con respecto al aumento del salario del Intendente que “no pretende cobrar más” de lo que debería, que son catorce sueldos de los municipales con la categoría más baja, con cuarenta horas semanales.

Sin embargo, opinó que esta cuestión y la del incremento del personal municipal no revisten tanta importancia como otros temas. “Hay cosas que yo considero que son más importantes: por ejemplo, que podamos cumplir con la ley y que nos acerquemos lo más posible a que los empleados no cobren menos que el salario mínimo, vital y móvil. Hoy los sueldos de la Municipalidad son muy bajos”.

También indicó como áreas relevantes al momento de distribuir las partidas presupuestarias las de Salud (el hospital Ramón Carrillo, las unidades sanitarias), Obras y Servicios Públicos (maquinarias, arreglos de calles, manejo de los residuos) y Seguridad.

Como sus pares opositores, hizo hincapié en la buena convivencia que reinaría en el Concejo al momento de discutir los ítems del Presupuesto 2017. Declaró: “Los poderes legislativos han dejado de ser escribanías y han pasado a ser poderes reales en los cuales se discuten las cosas, y me parece bárbaro porque ésta es la democracia, poder intercambiar ideas, cambiar, porque uno nunca es el dueño de la verdad”.

Y concluyó: “Yo no veo ningún concejal que esté poniendo obstáculos terribles, al contrario, todos quieren consensuar, todos quieren hablar, todos quieren llegar a un acuerdo para que se vote el Presupuesto lo mejor posible”.

baner_vicenter

DEJA UNA RESPUESTA