SV | Capilla San Cayetano, un destello de luz en el barrio El Matadero

0
692

Alejandro Korn .: En la calle Pablo Podestá 1753, en el barrio alejandrino El Matadero, funciona el merendero y comedor de la Capilla San Cayetano, dependiente de la Parroquia San Antonio de Padua. Hoy, los voluntarios se encuentran recolectando alimentos, útiles escolares, ropa y calzado para ayudar a unos 45 nenes que asisten allí para recibir una merienda y una cena semanal.

El merendero surgió hace casi cuatro años de la mano de un grupo de amigos, quienes tenían la intención de abrir un grupo de Acción Católica. La realidad del barrio los obligó a ponerse en marcha con otras cuestiones, ya que se encontraron con chicos descalzos y con necesidades alimentarias, según explicó a Al Sur una de las colaboradoras, Estefanía Bottinelli.

En ese momento, comenzaron ofreciendo una taza de leche a unos quince chicos que se acercaban a diario al lugar, gracias a las donaciones de la Escuela Agraria del Instituto San José. En la actualidad, son alrededor de 45 niños y niñas que reciben una merienda todos los sábados por la tarde. “Esto lo armamos a fuerza de hombres y mujeres que nos ayudan cada fin de semana a alimentar panzas y corazones”, destacó la joven voluntaria.

Los sábados por la mañana, por otro lado, se entregan bolsas de mercadería a las familias que se acercan. En ocasiones, los productos se completan con carcazas de pollo que dona la empresa Sapucai.

En la Capilla también funciona un roperito que recibe ropa y calzado, y llevan a cabo una campaña de recolección de útiles escolares cada comienzo de año para que “los chicos puedan tener un comienzo de clases digno y en igual de condiciones que el resto”. “Estamos convencidos de que la educación es la salida y creer en ellos es la forma de alentarlos a transformar su realidad. Este año nos acompaña en la tarea la gente de ‘El amor nos une’”, detalló Bottinelli.

Todos los miércoles por la noche, en tanto, se ofrece una cena, que se realiza con las donaciones que los voluntarios recolectan a través de las redes sociales. En la actualidad sirven 85 platos de manera semanal con la colaboración de las madres.

Otro de los logros fue el viaje al campamento intergrupal parroquial que se realizó en la ciudad de Tandil este año, en el marco de la primera comunión de algunos de los chicos. “Esto también se pudo costear gracias al trabajo de las mamás durante todo el año”, expuso la voluntaria.

Donaciones

Entre los proyectos del merendero se encuentra la inauguración de una cancha de fútbol el próximo 11 de febrero en el predio donde se emplaza la Capilla, y la construcción de un salón para el dictado de clases de apoyo escolar, que se lleva a cabo con la ayuda de un grupo de vecinos.

Para cumplir con estas iniciativas y continuar con la tarea de alimentar a los chicos, los voluntarios reciben donaciones de alimentos no perecederos para las cenas de los miércoles y para las bolsas de mercadería de los sábados por la mañana.

“Confiamos plenamente en la providencia de aquel que nos reúne cada tarde en la Capilla y rezamos para que más corazones se sumen a esta tarea de mirar ahí, donde muchos no quieren mirar, de ir ahí, donde muchos prefieren no hacerlo y de ponerse en los zapatos del otro”, afirmó Bottinelli.

Para quienes deseen colaborar con donaciones pueden contactarse a través de la página de Facebook “Capilla San Cayetano Alejandro Korn”  o por Whatsapp con los colaboradores: Estefanía (11) 62276893, Guadalupe (11) 37328722 y Diego (11) 62058771.

baner_as_veraz

DEJA UNA RESPUESTA