SV | Caso Kevin: a un año de su asesinato, la familia clama justicia

0
874

San Vicente .: Una particular imagen se visibilizó este jueves en San Vicente: decenas de policías apostados en distintos edificios municipales y casas de funcionarios para protección. Un 28 de diciembre que podría ser como cualquier otro, se convirtió en un 28 de diciembre temeroso porque aún sigue muy presente en las calles el pedido de justicia por el asesinato de Kevin Cristaldo Ramos.

El joven tenía 26 años, era trabajador bancario y vivía en Ezeiza. El 11 de diciembre de 2016 había viajado en su moto para pasar un rato con amigos en la Laguna de San Vicente, pero antes de llegar, fue interceptado en la Ruta 58 y Juan Pablo II por delincuentes que le robaron el vehículo y le asestaron un disparo de arma de fuego en el hígado. Falleció 17 días después de haber estado internado en el hospital Ramón Carrillo de San Vicente.

Hoy, a 12 meses y dos días de su muerte, “las cosas continúan exactamente igual que ese 11 de diciembre de 2016”, según estimó su madre Patricia Cristaldo, y relató que tanto la Policía como la Fiscalía “dan vueltas sobre lo mismo, diciendo que están investigando”. “Lo voy a sostener siempre: ellos saben quiénes son los asesinos y los encubren”, sentenció la mujer en declaraciones a Al Sur.

A pesar de la protección a la Municipalidad y a sus funcionarios, el jueves no se realizó la masiva marcha que copó las calles de San Vicente a comienzos del año pasado. “Mi operativo fue ir a al cementerio con mis flores a ver a mi hijo como hago todos los días. Así hicieron también sus abuelos, tíos, amigos, compañeros de trabajo y todos aquellos que pudieron ir por sus horarios de trabajo, porque somos gente de bien y trabajadora, no lo que ellos quieren hacer creer”, señaló.

“Son unos mentirosos por el circo que armaron pensando que nosotros íbamos. Es una falta de respeto para nosotros y la gente. Ahí te das cuenta de la forma equivocada con la que se manejan. Son payasos que montaron un espectáculo similar al que vienen montando hace más de un año diciendo que están investigando. ¿Por qué, en vez de montar semejante circo, no van a buscar a quienes ya saben que tienen que ir a buscar? ¿Dónde está la moto? ¿Se esfumó?”, criticó Cristaldo Ramos.

El caso de Kevin

Al igual que todas las semanas desde hace 12 meses, Marcelo Cristaldo –papá de Kevin- se acercó la semana pasada la Fiscalía Descentralizada de San Vicente, a cargo de la doctora Karina Guyot, a insistir con los datos que aportó su hijo sobre el asesino antes de morir: que eran dos hombres a bordo de una moto “mechada” (con accesorios robados), morochos, uno más grande que el otro, entre otras características fisonómicas. También a ratificar el testimonio de sus amigos, quienes afirmaron ver la moto del joven circulando por la vía pública.

Por otro lado, la familia comenzó una causa paralela con dos agentes de policía que confiscaron el celular de Kevin para revisarlo, ya que suponían que podrían haberle tendido una emboscada. Sin embargo, el procedimiento –que solo tardaría una semana- se convirtió en una lucha de cuatro meses hasta que pudieron recuperar el celular de su hijo, el cual era utilizado de manera personal por uno de los efectivos, con fotos pornográficas y una agenda de contactos ajena. No pudo recuperar ningún dato de Kevin. Todo había sido eliminado.

Algunos meses atrás se realizaron dos allanamientos en búsqueda de la moto y de los asesinos, pero no hubo resultados satisfactorios. “San Vicente es un pañuelo y la policía sabe perfectamente quien son los que andan por el asfalto y quienes por la tierra. Sin embargo, cuando hicieron los dos allanamientos, ellos fueron a los lugares a los que no tenían que ir”, opinó la mamá de Kevin.

“Veo como la policía y el intendente de San Vicente (Mauricio Gómez) encubren la delincuencia. Es una vergüenza. Los policías que dispusieron para el blindaje de seguridad tendrían que estar a disposición de la gente para que no haya otro caso como Kevin. Con menos de la mitad, hubiesen armado un operativo real, como hace un año les estamos pidiendo y que vayan a buscar a los asesinos de mi hijo”, expresó.

La esperada marcha en pedido de justicia no se realizó. La mujer afirmó que no cuentan con el tiempo ni los medios para poder llevarla a cabo, además de sus problemas de salud, que no le permiten movilizarse.

“Cada día me cuesta más asumir toda esta tragedia, me cuesta mucho estar y lo poquito que me queda de energía, trato de utilizarla para mi otro hijo (Genaro). Tener a esos payasos montando semejante circo, haciéndose pasar por víctimas y faltándole el respeto a tanta gente, ¿por qué no van a hacer desde el primer día lo que tendrían que haber hecho? ¿Por qué no van a buscar a quién corresponde? Ellos siguen haciendo la vista gorda”, sentenció.

baner_astv

DEJA UNA RESPUESTA