SV | Gustavo De Rosa: “Es más simple evitar el abandono que salir a adoptar”

El reconocido rescatista encabezó una charla en el Rotary Club de San Vicente, organizada por proteccionistas locales. También presentó sus libros y concientizó sobre la tenencia responsable, el cuidado y el respeto hacia los animales.

0
709

San Vicente .: Alrededor de 50 personas participaron de la disertación del reconocido rescatista Gustavo De Rosa, que se realizó el sábado por la tarde en las instalaciones del Rotary Club de San Vicente. “Como tratamos a los animales, se visualiza la clase de sociedad somos. Y lamentablemente somos una que deja mucho que desear”, consideró De Rosa a Al Sur.

Oriundo de la ciudad de Tortuguitas, De Rosa es uno de los proteccionistas más reconocidos del país por su labor como rescatista y como fundador del Refugio Bonita, que alberga a más de 150 animales desde su puesta en funcionamiento desde 2005.

El pasado sábado, el proteccionista presentó su saga compuesta por seis libros que recopilan un puñado de relatos en los cuales destaca su relación con los perros callejeros. Además encabezó una charla sobre el cuidado y el respeto hacia los animales, su tenencia responsable y la importancia del rescate de mascotas en situación de vulnerabilidad.

En diálogo con Al Sur, De Rosa manifestó su alegría por visitar San Vicente, donde manifestó tener colegas y amigos proteccionistas. “Vengo a contar historias similares a las de la gente que viene a verme. No es mucho lo que puedo aportar, pero estas charlas sirven para que nos hagamos más fuertes y estemos seguros que vale la pena arriesgar nuestro sueldo, nuestra salud y la armonía familiar para sacar un animal de la calle”, aseguró.

“Los perros de nadie”, como suele llamarlos el rescatista, no nacieron en la calle. “Sé que los colegas proteccionistas piden por la adopción pero creo en la tenencia responsable y en la seriedad de tener un animal y cuidarlo. Es más simple evitar el abandono que salir a adoptar. La patria somos todos y eso se traduce en el trato con los animales. Como los tratamos, se visualiza la clase de sociedad somos. Y lamentablemente somos una que deja mucho que desear”, criticó.

“Todos eran mis perros”

En su debut como escritor, De Rosa comenzó a escribir las historias de sus rescates para desahogarse. En 2013, el proteccionista publicó su primer libro y la transformó en una costumbre, que culminó con seis libros y uno séptimo a editarse este año, según adelantó.

“También publique algunas historias en redes sociales y la gente las leyó desde distintas partes del mundo, como en Inglaterra, México, España y Colombia, además de otras localidades y provincias en nuestro país, como Florencia Varela, Córdoba y San Vicente. Lo bueno es que son historias que van de boca en boca porque la compasión y la empatía hacia los animales siempre encuentra sus comunicantes”, señaló.

Por otro lado, criticó que cada tanto escucha como los periodistas y comunicadores se asustan porque los perros dan besos en la boca a sus dueños o los llaman sus “hijos”. “Tengo un hermoso hijo humano de siete años, que recibe educación y se hace tratamientos médicos. Con mis perros es lo mismo. Ellos duermen en lugares confortables, limpios, calefaccionados, tienen tratamientos veterinarios y comen lo mejor posible. Entonces no sé porque no llamarlos ‘mis hijos’ cuando muchas veces te dan más alegrías que los propios hijos”, bromeó.

En cuanto a su Refugio, De Rosa expuso que hacen malabares, organizan colectas y reciben donaciones de dinero y alimento balanceado para mantener a alrededor de 150 animales. “Es difícil pero mucha gente ayuda. Es verdad que a la gente también le cuesta, muchas veces viene a darte un abrazo porque no tienen para ellos pero por suerte tengo amigos artistas, que pueden darme una mano en caso de un aprieto”, destacó el rescatista.

baner_sf2018

DEJA UNA RESPUESTA