SV | Las orquestas “Mainumbí” y “El Puente” luchan por sobrevivir

0
3990

San Vicente .: Las Orquestas Infantiles y Juveniles “Mainumbí” (San Vicente) y “El Puente” (Alejandro Korn) continúan en la lucha por no desaparecer. A pocos meses de asumir el gobierno de Mauricio Macri, la decisión política fue desmembrar el programa educativo, que en sus comienzos fue nacional y luego pasó a depender de cada provincia, por separado. Ahora, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, adeuda sueldos, obliga a firmar contratos basura, no entrega instrumentos y desarticuló la relación que mantenían todas las orquestas del país entre sí.

En ese contexto, el director de ambas orquestas, Darío Díaz, renunció hace poco. Como también lo vinieron haciendo otros docentes desde el año pasado y a medida que las autoridades provinciales vulneraban cada vez más sus derechos. Los maestros fueron quienes realmente sostuvieron el proyecto para evitar que el equipo se caiga y que cientos de niños, niñas y adolescentes se queden sin un hermoso espacio de contención.

En diálogo con Al Sur, Darío manifestó: “La ausencia total de lineamientos pedagógicos y de personal específico en cada una de las sedes, uno lo interpreta como un descuido, una desatención total a los chicos. Porque esto es un programa socioeducativo, y muchos de estos chicos, tanto los del barrio Santa Rosa como los de Alejandro Korn, no tienen otras posibilidades u otras ofertas a mano, y la orquesta les ha brindado un espacio donde pueden crecer como individuos y como grupo colectivo. Una orquesta implica interactuar todo el tiempo, es un lugar donde los chicos son escuchados, pueden expresarse”.

Por otra parte, contó que la mayoría de los docentes estuvo sin cobrar durante cinco meses el año pasado, y que ahora no cobran desde diciembre último. También, acusó que, para 2017, firmaron un contrato en el que se observan pésimas condiciones en materia de derecho laboral. Por empezar, tienen monotributo, y el trabajo que realizan no lo hacen en calidad de “docentes”, sino de “locatarios de servicio”, entre otras irregularidades. Sin embargo, ellos y ellas decidieron firmar igual para resistir y para apechugarla desde dentro. “Esto produce un desgaste bastante importante en ambos equipos, hay varios cargos que están vacantes porque los maestros renunciaron”, se lamentó Díaz.

Tanto en “Mainumbí” como en “El Puente” ya no hay maestro de contrabajo, de oboe ni de percusión, y tampoco cuentan con un docente integrador, quien tiene un rol fundamental en el esquema del equipo, porque es quien se encarga de coordinar distintas cuestiones con las familias, con los pibes y con el mismo equipo de trabajo, como así también realiza trabajos administrativos. Toda esa labor estuvo desde el año pasado en manos de los docentes que continuaban con la iniciativa.

El Programa de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario nació en 2011 a través del Ministerio de Educación de la Nación. Comprendió más de 300 orquestas en todo el país, dio trabajo a alrededor de dos mil docentes, formó en música a 20 mil chicos y les otorgó instrumentos musicales gratuitos para que puedan estudiar, organizó giras e intercambios entre provincias, dio capacitaciones y recibió varios premios. Sumado a ello, en el distrito ambas orquestas fueron declaradas “de interés cultural y educativo” por el Concejo Deliberante.

Por ese motivo es que Darío apela a la intervención de parte del Municipio de San Vicente, a sabiendas de que los pibes y pibas que tocan en las orquestas viven en este distrito. “Entendemos que las autoridades municipales deberían también hacer un seguimiento y tomar cartas en el asunto para exigirle al gobierno de la Provincia que cumpla con todas estas situaciones que impiden un proceso educativo medianamente digno”.

No obstante, el maestro aseguró que hasta el momento ninguna autoridad municipal se acercó a conocer cómo funcionan las orquestas ni qué necesidades tienen. “Ojalá el gobierno municipal también despierte en este caso y nos dé algún tipo de acompañamiento, sobre todo porque estos chicos con los que trabajamos no son de La Matanza ni de Mar del Plata, son del distrito, entonces nosotros entendemos que también el Municipio debe cuidarlos, atender su educación y acompañarlos”, manifestó.

Pero siempre está la lucha

Desde principios del año pasado, la iniciativa decae porque así lo deciden las políticas de un gobierno que -en el marco de uno de los conflictos docentes más importantes de nuestra historia argentina- afirma que busca la “calidad educativa”.

“Cuando se anuncia que desde el Gobierno quieren impulsar una calidad educativa, nos preguntamos qué calidad educativa es ésta, que no piensan en sus chicos, los abandonan, no vienen al territorio. ¿Piensan en los chicos realmente estos funcionarios? Nosotros, ante todas estas cuestiones de desatención, pensamos que no hay una decisión política firme de querer sostener el programa”, afirmó Darío Díaz, pero advirtió: “Vamos a seguir luchando a través de las familias y de los chicos mismos”.

Precisamente, Darío cuenta que este año, a pesar de los obstáculos que pone Provincia, las orquestas están “cada vez más conectadas entre sí”. “Ya hemos sido cercenados, o sea que solamente estamos las orquestas de Buenos Aires, y existe un colectivo de orquestas, grupos de directores. Estamos mucho más conectados tratando de implementar decisiones en conjunto”, destacó el docente.

Y esa lucha por la vida de las orquestas y la formación de los pibes se hace más visible y fuerte por la conciencia de pensarse dentro de un problema coyuntural, como lo es el conflicto docente en las órbitas nacional y provincial.

En ese sentido, Darío destacó: “Lo que hemos visto también es que nuestra situación no es ajena a lo que está pasando en un contexto más grande con los docentes. Estamos en un momento en el que a los docentes se les pega, se los reprime, donde las fuerzas de seguridad entran a los comedores escolares donde hay chicos comiendo, y eso nos hace reflexionar que nuestra situación no es ajena a esta cuestión más coyuntural, a lo cual se suma la enorme cantidad de despidos que hubo en el Estado, que nos hace sentir que somos parte de la misma cosa y que esto que está sucediendo forma parte de la misma política implementada desde el gobierno nacional”.

Por ese motivo es que hoy los docentes de las orquestas con los chicos y las familias de los chicos, pelean a la par por el derecho a la educación desde todos sus ámbitos. “Entendemos que tenemos que defender esos espacios, que son importantísimos para la sociedad y para la democracia”, añadió Darío.

Finalmente, pidió la solidaridad de toda la comunidad y de los medios de comunicación, para que se sumen a la lucha, difundan y la visibilicen. “Realmente son cuestiones que no necesitan mucho análisis. Una orquesta con chicos, con logros que hemos obtenido estos años, que han sido fantásticos, ver pibes que hacen todo un proceso impresionante, que cambian conductas, hábitos. Eso hay que defenderlo”, concluyó.

unnamed

DEJA UNA RESPUESTA