SV | Patricia Walsh: “Tenemos el compromiso pendiente de recuperar la casa”

Por Melanie Berardi

0
432
Patricia Walsh enfrenta al mural de la artista Agustina Bottazzi. (Foto: Claudia Gantus).

San Vicente .: Unas 200 personas estaban paradas sobre la vereda de la casa de la calle Walsh (ex Triunvirato). Cuando paran los cantos y los aplausos, se escucha música muy fuerte del otro lado del portón. Los usurpadores de la casa de Rodolfo Walsh habían puesto música, como si ese ruido ensordecedor pudiera callar una multitud que reclama por la verdad y la justicia.

Allí también se escribió la Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar, considerada “obra del periodismo universal” por denunciar la atroz violación de los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar y sus políticas económicas genocidas para la miseria planificada de millones de personas.

Norberto Freyre, como hacía llamarse el vecino de San Vicente, es Rodolfo Walsh. El periodista se mudó con su compañera en diciembre de 1976 a la localidad de San Vicente para burlar el cerco de persecuciones que trazó la Junta Militar alrededor de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En esos terrenos del barrio El Fortín vivió hasta marzo del 1977, cuando fue detenido y desaparecido por el grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

En la actualidad, esa edificación es el testimonio de la impunidad de aquellos años. La familia del excomisario de la policía bonaerense, Rubén Oscar Sala, no sólo ocupa los terrenos, si no que no reconoce a la vivienda como patrimonio histórico y arquitectónico de la localidad. Ese mismo lugar en donde fue escrito uno de los documentos más importantes para la memoria del país.

“Los pueblos que no tienen memoria pueden repetir lo que les ha ocurrido. Es necesario que en San Vicente se sepa lo que pasó en esta casa, que mi padre había comprado con dinero propio y que le había prestado mi madre”, afirmaba Patricia Walsh ante los presentes.

La música parece disminuir poco a poco. “Él había buscado junto con su compañera un lugar donde pudieran sobrevivir y encontraron estos tres terrenos en San Vicente. A mi padre le gustó el lugar porque tenía una laguna y él amaba el agua. Necesitaba tener cerca del agua”, relató.

En la madrugada del 26 de marzo de 1977, el grupo de tareas de la ESMA arribó a San Vicente, bombardeo la casa, robaron papales y un cuento inédito del escritor, “Juan se va por el río”. También secuestraron a vecinos y al vendedor de los terrenos.

Tal vez pensaron que destruyendo todo, Walsh se moría, desaparecería y nadie se acordaría de lo que habían hecho. La impunidad de esos actos y de otros miles sigue allí, detrás del portón de la casa del barrio El Fortín.

“Esta casa no puede continuar usurpada por la familia de un subcomisario retirado de la policía. Esto no se puede seguir haciendo sin rendir cuentas. Porque no bajamos los brazos, seguimos luchando y denunciando, tenemos memoria, queremos verdad y justicia, queremos que esta casa sea un sitio de memoria para San Vicente, para la provincia de Buenos Aires, para nuestro país y para todo el continente”. La música se acalló bajo los aplausos.

La actividad

El último domingo, pasadas las 15, comenzó la jornada por el 41° aniversario de la detención y desaparición del periodista y vecino de San Vicente, Rodolfo Walsh, en el Paseo del Bicentenario, ubicado en la ciudad cabecera del distrito.

El encuentro estuvo organizado por el Espacio Walsh (EW) e H.I.J.O.S de San Vicente y contó con el acompañamiento de la Mesa de la Memoria local (SUTEBA San Vicente, Partido Comunista, Agrupación Eva Perón, La Néstor Kirchner, H.I.J.O.S Presidente Perón y Provincia de Buenos Aires), la Cooperativa de Trabajadores Rurales (CTR), el Frente Popular Darío Santillán – Corriente Nacional, el Partido Justicialista de San Vicente, concejales de Unidad Ciudadana, Vecinos Solidarios, Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA), representantes de centros de estudiantes y vecinos en general.

Alrededor de las 16, la conductora María Virginia Godoy (“Señorita Bimbo”) dio inicio a una radio abierta por la memoria, que contó con las disertaciones de representantes del EW, H.I.J.O.S San Vicente y de la hija del periodista, Patricia Walsh, quien destacó la labor de los organizadores y agradeció los proyectos aprobados para declarar ciudadano ilustre al ensayista, para instalar una señalización en la que fue su última casa y el pronunciamiento para que la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires presente un proyecto para su expropiación.

Por otro lado, se refirió a los concejales de Cambiemos ausentes (Graciela Biscaldi, Graciela Bustamante, Federico Tomazín y Natalia Sánchez Jáuregui) durante la sesión en la cual los proyectos fueron aprobados e ironizó un “agradecimiento por no haber asistido”, ya que “hay que reconocer que no tenían una sola palabra para decir. Para eso, tendrían que haber tenido que estudiar la sentencia de la causa ESMA y aun así tener que decir alguna que otra barbaridad”.

Con respecto a la usurpación de la edificación, Walsh manifestó que no tiene nada en contra de la familia del excomisario. “Esa casa era de Rodolfo Walsh, es el autor de la Carta Abierta, es víctima del genocidio, merece ser recordado y ese lugar debe ser un sitio de memoria”, sostuvo.

“Tenemos compromisos pendientes: recuperar esa casa, que sea sitio de memoria y conocer cómo fue que la destruyeron. Pero saber que, a pesar de todo, no nos han vencido y seguimos luchando. Ninguna ley provincial resolverá la cuestión si no tiene apoyo popular”, finalizó.

En el encuentro también se realizaron sorteos con obras de Walsh entre los presentes, se reunieron mensajes por la memoria –leídos por la locutora durante la jornada- y se recolectaron formas para impulsar la recuperación de la casa del escritor.

Eran las 19.45 cuando las 200 personas presentes se concentraron frente al andén de la vieja estación de trenes de la localidad y aplaudieron a la intervención del mural con una frase de Walsh, a cargo de la artista Sofía Campanaro.

Desde allí marcharon por la calle que lleva el nombre del periodista hasta el predio ubicado con la intersección a la calle Esmeralda, en donde la pintora Agustina Bottazzi retrató al periodista con dos de sus grandes obras: la Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar y Operación Masacre.

El acto de cierre se realizó en la puerta de la que fue la última casa. Las palabras finales fueron de la referente H.I.J.O.S San Vicente, Analía Fernández, junto a una representante de H.I.J.O.S de la Provincia de Buenos Aires, y la exlegisladora Patricia Walsh, quien llamó a recuperar la casa “para la memoria del distrito, de la provincia y del país”.

El show en vivo estuvo a cargo de Identidad Argentina en el escenario del Paseo del Bicentenario, que fue escenario un año más del reclamo por la expropiación de la casa del escritor con el propósito de convertirse en sitio de memoria.

baner_as_veraz

DEJA UNA RESPUESTA