SV | Presentan un pedido de informe sobre la habilitación del frigorífico Santa Giulia

0
642

San Vicente .: El concejal Andrés Lorusso elevó un pedido de informe al Ejecutivo municipal sobre la habilitación municipal y  la evaluación de impacto ambiental que está generando la puesta en marcha del frigorífico Santa Giulia, en el barrio El Matadero, en Alejandro Korn. Esta empresa está siendo foco de no pocos reclamos de los vecinos por los olores nauseabundos, litros de sangre que son arrojados a las calles y la rotura de una cañería que riega la vereda con restos de grasa de animales.

La apertura del frigorífico trajo dolores de cabeza para los vecinos. Si bien es una fuente de trabajo indispensable para la localidad, el manejo de los desperdicios que genera la planta y los olores nauseabundos dificulta el vivir diario, ya que imposibilita almorzar o cenar, provoca vómitos y se registraron patologías en los dos niños vinculadas al vertido de efluentes.

En diálogo con Al Sur, Lorusso calificó de “increíble lo que están padeciendo los vecinos” que viven a metros del lugar, ya que “existe una bovina que tira grasa al aire todos los días y termina cayendo en la calle”. “Hay dos niños que tuvieron que ser internados en Casa Cuna por una bacteria, que estaba también presente en todos los caños del frigorífico pero que dan a la calle”, detalló.

frigorifico_sangre

Además, algunos vecinos, que juntaban firmas, denunciaron que fueron amenazados por personal del frigorífico, quienes aseguraron que “si continuaban molestando”, “iban a matarlos a tiros”.

La habilitación

De acuerdo a la Ley 11.459 de la provincia de Buenos Aires y su decreto reglamentario 1741/96, la industria frigorífica es clasificada como una producción con alto impacto medioambiental, ya que a lo largo de todo el proceso genera una gran cantidad de desperdicios que tienen un impacto negativo en el ambiente, como son el vertido de efluentes sólidos en aguas y la contaminación odorífera, consecuencia de su funcionamiento.

En este sentido, todo emprendimiento con estas características exige una Evaluación Ambiental del establecimiento en cuestión y un Certificado de Aptitud Ambiental desde el Organismo provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), a fin de que las autoridades municipales puedan extender las habilitaciones industriales que correspondan.

“Existe la posibilidad de adoptar tecnologías y recaudos en estos establecimientos para que su impacto perjudicial sea reducido y no genere malestar ni reclamos desde los sanvicentinos. No conocemos a ciencia cierta si los directivos de la empresa han demostrado esfuerzos en este sentido, como tampoco estamos seguros acerca de qué mecanismos se están ejecutando desde el Estado municipal para que el frigorífico opere apropiadamente, si es que hay alguno en ejecución”, expresa el documento firmado por Lorusso, quien adelantó que elevará la misma nota a la OPDS y a ACUMAR.

“Con esta presentación no se está ignorando bajo ningún concepto el potencial que tiene el funcionamiento de esta planta para la generación de empleo y diversidad económica local, pero aun contemplando esto, no se puede dejar a un lado a los sanvicentinos que nos vemos perjudicados en nuestro propio ambiente y hábitat, que son bienes jurídicos contemplados en nuestra constitución nacional”.

GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS

baner_astv

DEJA UNA RESPUESTA