SV | Queja vecinal por olores nauseabundos en Alejandro Korn

0
1861
Los olores provinieron del Frigorífico Santa Giulia (ex Meatex y CEPA).

Alejandro Korn .: Un hedor nauseabundo llamó la atención de los alejandrinos durante algunos días de la semana pasada. Decenas de reclamos y teorías colmaron rápidamente las redes sociales y las reuniones de los vecinos de los distintos barrios alejandrinos. Sin dudas, el hedor provenía del frigorífico Santa Giulia, inaugurado hace algunos meses atrás.

“Ese terrible olor me hizo recordar cuando vinimos a vivir a Alejandro Korn, hace décadas atrás. En esa época, teníamos que encerrar a mi hija porque no se podía estar afuera y debíamos cerrar las ventanas, igual que sucedió el viernes. Sin darme cuenta, dejé abierta una de las ventanas, después no se podía estar en las habitaciones de la casa”, describió el exconcejal Carlos Laguzzi, en diálogo con Al Sur TV

Desde la Cooperativa de Trabajadores Rurales (CTR) de San Vicente, explicaron que uno de sus predios de producción está a cinco cuadras del frigorífico –ubicado sobre la calle Bonifacio Arias 999- y calificaron de “terrible” el hedor que se sentía durante la tarde. “Los olores son uno de los síntomas pero el gran tema es cómo van a solucionarlo. Tenemos una escuela a una cuadra de la fábrica, superpoblada de niños. Es evidente que se trata de aire contaminado, ya que en caso contrario no tendría este olor”, afirmaron.

Lo cierto es que esta situación desagradable modifica los modos de desenvolverse a diario que tienen los vecinos: los chicos no pueden salir, las casas deben permanecer cerradas, las actividades al aire libre se descartan e incluso sentarse a la cena o el almuerzo, es imposible.

“Este terrible olor vino de unos digestores muy grandes, en la parte de atrás de la fábrica, que no se limpiaban hacía años. El personal estuvo haciendo limpieza la semana pasada por lo que ese hedor no volverá a salir con la magnitud del viernes”, informaron desde el frigorífico.

Si bien estos días continuaron las quejas de los vecinos, explicaron que el olor –similar a hueso quemado- es de los digestores donde se queman aquellos animales que no pueden ser utilizados. “Luego del proceso, se retiran los restos para la elaboración de alimentos balanceados. Eso produce los olores pero no son tan fuertes como el de la semana pasada”, sostuvieron.

Otro de las preocupaciones que plantearon los vecinos está vinculado a las aguas residuales del proceso productivo: algunos alejandrinos comentaron que, años atrás, el agua podrida era tirada desde el frigorífico a las calles, por lo que había sido un gran problema en el barrio.

“El frigorífico recién está funcionando a un 15 o 20 por ciento de su capacidad, por lo que cuentan las personas que trabajan adentro. Nuestra postura no es en contra de las fuentes de trabajo, sino que hagan bien las cosas para no contaminar el medio ambiente ni producir problemas de salud a medio y largo plazo”, confiaron desde la CTR.

Laguzzi también manifestó que no está en contra de la apertura del frigorífico, pero “los efectos adversos de todo proceso productivo deben evaluarse, contemplarse y minimizarse”. “Me niego a creer que después de tantas décadas de frigoríficos en el país, todavía no hayan encontrado la solución para que esos olores no afecten a la localidad donde está ubicado”, expresó.

“En esto debería intervenir ACUMAR y el Organismo Para el Desarrollo Sostenible (OPDS) para hacer un análisis y determinar si existe algún tipo de contaminación, más allá de que el olor de por sí es algo que te perjudica física y psicológicamente, debido a que genera un malestar por el cual algunos llegan continuamente a vomitar y marearse”, finalizó.

baner_astv

DEJA UNA RESPUESTA