Psicología | El divorcio y los hijos

0
176

Segunda parte .: El divorcio acarrea la imposibilidad de un futuro en común para la pareja, y esa decisión es muy dolorosa. La ira, el resentimiento, el odio, la desesperación, la tristeza y la venganza se convierten en armas letales que conllevan a generar un mayor malestar, se manifiestan en malentendidos y pueden culminar en hechos de violencia.

En este sentido, bajo ninguna circunstancia se debe utilizar a los hijos para transmitir necesidades económicas o para actuar como espías de la ex pareja.

La buena disposición es necesaria para el bienestar de los niños y para comunicarse de manera saludable e iniciar acuerdos de convivencia o de visitas.

Es importante conversar sobre las visitas a los abuelos, a los tíos o a casas de amigos, y crear acuerdos en la manutención, la educación y la salud, para continuar con el seguimiento de las rutinas en los horarios establecidos, en el caso de que el niño realizara actividades de inglés, música o artes marciales.

¿Qué hay que contestar cuando los niños preguntan, porqué papá vive en otra casa, o porqué papá no viene a dormir a casa hoy?

Siempre y cuando ambos progenitores digan lo mismo, se les puede responder de la siguiente manera: cuando mamá y papá se conocieron, se amaban mucho. Con los años surgieron problemas que no pudieron resolver y por ese motivo, decidieron separarse. Pero siempre quisimos tenerte a vos y a tu hermana/o.

Es recomendable pedir ayuda profesional cuando la comunicación entre la pareja está completamente fracturada y es imposible lograr un acercamiento cordial, ya que ambos desean tener el control sobre el otro.

Debemos llamar y concientizar en la búsqueda de la flexibilidad y la prudencia. Es el porvenir de nuestros hijos lo que se pone en juego.

baner_msv

DEJA UNA RESPUESTA