Psicología | El maltrato infantil en la familia

Por Beatriz Zaiat

0
370

Los menores que sufren maltrato suelen recibir agresiones en el seno de su familia o de personas cercanas. La violencia verbal, como insultos, pedir mal las cosas, hablarles con ironía, así como los golpes, dejarlos encerrados en lugares oscuros y negarles el alimento son algunos de los modos de ejercer este maltrato.

De acuerdo a estudios realizados en España y expuestos en el congreso consagrado a la “evolución de la violencia en la infancia”, muchos menores fueron considerados en “situación de riesgo y desamparo”, por lo cual requirieron la intervención de la Justicia en su defensa.

Entre los puntos tratados, los profesionales señalaron que las agresiones evolucionaron tanto en cantidad –dado que son más frecuentes-, como en duración y gravedad.

El seno familiar es el lugar que presenta el mayor registro de maltrato infantil, proveniente principalmente del padre o madre biológica, quienes en muchos casos castigan severamente a sus hijos. El hecho de que la violencia parte del seno de la familia se debe a que la relación entre adultos está signada por este carácter y eso deriva hacia los niños.

En estos casos, los abuelos son quienes ocupan el lugar de consuelo e intentan apoyar a sus nietos para debilitar la ferocidad con que son tratados. Sin embargo, muchas veces no pueden tomar la decisión precisa y firme de poner fin a este accionar, en pos de la salud mental familiar.

Las víctimas, en general, también reciben el respaldo de los amigos de su edad, debido a su mayor receptividad; o también en los adultos de su centro escolar, como los profesores y maestros del colegio, que derivan estos casos para su atención psicológica.

Es importante que este maltrato no se traslade a los compañeros de la escuela, quienes pueden acosar o molestar a la víctima y de ese modo, descerrajar la violencia familiar que puede padecer.

Es necesario que el silencio deje de ser una constante en los niños para enfrentar a quienes actúan de acosadores y ayudar a quienes son acosados. Gracias a un tratamiento psicológico, muchos menores logran concientizar sobre su situación, dan la voz de alarma y se desembarazan del acuciante conflicto, pero extendiendo una mano para aquellos que necesiten enfrentar una realidad similar.

baner_sf2018

DEJA UNA RESPUESTA