Psicología | Grandes desafíos: el celular, la computadora y la televisión

Por Beatriz Zaiat | Fuente: “Guía práctica para evitar gritos, chirlos y estereotipos” - UNICEF

0
295

¿Qué lugar y tiempo ocupan los objetos tecnológicos en nuestra vida? Los teléfonos celulares, computadoras y televisores están en nuestras vidas, son parte de nuestra cotidianidad, pero no deberían guiarla.

Según el modo de utilizarlos y el tiempo que nos ocupen, facilitarán o no hábitos saludables e influirán en la forma en que nos relacionamos con los demás.

Por más que existan las nuevas tecnologías y haya un acceso ilimitado al mundo online, hay que ayudar a nuestros hijos e hijas y a nosotros mismos a usarlos de forma responsable.

La hipercomunicación con el afuera de la familia y la indiferencia hacia quienes convivimos es una forma poco respetuosa de comportarnos en la vida familiar. Si estamos siempre pendientes del celular o de la televisión, no estamos prestando suficiente atención a los que están cerca de nosotros.

Esto es aplicable tanto para los niños, niñas y adolescentes, como para las personas adultas de la familia.

¿Qué podemos hacer para lograr un uso responsable de la tecnología? En primer lugar, tomar conciencia de los aspectos negativos. En segundo lugar, registrar cuándo y cuánto los usamos y los usan nuestros hijos, y actuar en consecuencia. Por ejemplo:

l Tratemos de ponerles a nuestros hijos un horario para el uso del celular, la computadora, la televisión, los juegos electrónicos. Esto los ordenará y permitirá que sepan que tienen un espacio para jugar o conectarse con el afuera y otro para compartir en familia.

l Decirles que no se encierren para conectarse cuando aún son pequeños para hacerlo. La tecnología les abre el mundo hacia contenidos que pueden no estar preparados para asimilar o respecto de los cuales pueden necesitar la guía y contención de sus madres y padres. Para que esta contención sea posible es preferible que usen los dispositivos cerca físicamente de los adultos.

l A la hora de comer, apagar el televisor, dejar todos los celulares de lado y destinar ese momento al encuentro para conversar y mirarse a los ojos.

l Evitar estar a cada rato mirando nuestro celular especialmente mientras nos hablan.

Es importante guiar a nuestros hijos e hijas para que sostengan en las redes sociales los mismos hábitos de respeto y autovaloración que deseamos para la vida cotidiana.

baner_msv

DEJA UNA RESPUESTA