Psicología | La angustia y el estrés

Por Beatriz Zaiat

0
490

Cuando un sujeto no dispone de estrategias para la aceptación y adaptación a ciertas circunstancias que le provocan  estrés, puede alejarse y recomponer situaciones asociadas a perturbaciones mentales con efectos emocionales adversos. En este sentido, tanto la angustia como el estrés, son considerados dos trastornos que, en muchos casos, se confunden con patologías mentales.

El estrés, sumado al aislamiento social, el estado civil, el sexo, la situación laboral, las fobias, las enfermedades físicas y crónicas, la incapacidad sensorio motriz, las características sociodemográficas, el nivel educativo, el estado de ánimo y los trastornos por adicciones (como alcohol y drogas) o asociados a la alimentación (anorexia y bulimia nerviosa), pueden convertirse en factores de riesgo en el síndrome latente que manifiesta el paciente. Como consecuencia, puede influir en un cuadro de profunda depresión.

Para ello, es menester que el diagnóstico logre determinar con precisión la diferencia entre los síntomas de angustia o estrés con respecto a la enfermedad mental y que identifique los factores individuales y sociales que están implicados en los diferentes trastornos, de manera que pueda tratar al paciente de forma apropiada.

El profesional actuante debe reconocer a los sujetos de riesgo y de esa forma, reducir las circunstancias desfavorables sobre el bienestar general de la población. Es esencial mejorar el entrenamiento y la capacitación profesional para lograr una mayor exactitud en el diagnóstico para la identificación de los trastornos mentales en la terapia y para la eficacia del posterior tratamiento.

baner_msv

DEJA UNA RESPUESTA