Psicología | La ansiedad de volver a clases.

Por Beatriz Zaiat

0
225

Durante las vacaciones podemos acostarnos más tarde, toda la familia está más relajada, pero después, la vuelta a las rutinas genera una mayor ansiedad que la habitual. Más precisamente, el comienzo de las clases produce en los niños, niñas y adolescentes un incremento de esa ansiedad.

Por ese motivo, sería bueno retornar poco a poco. Volver a implementar las habitualidades que genera el año escolar, con la cena, el baño, el tener que ir a dormir más temprano, además de todas aquellas actividades que durante las vacaciones no eran tan sistematizadas, promueve un inicio más tranquilo, organizado y regulador de la actividad.

Es decir, acordar un periodo de transición implicará un retorno más tranquilo, como por ejemplo, levantándose temprano para hacer un paseo atractivo y divertido o para realizar las compras de los útiles que se necesitarán.

Cuando el “saber qué hacer” se instala, se disipa la duda, la confianza y la seguridad se afirman, tanto en los más pequeños como en los adolescentes. La vuelta a la actividad genera contención.

Será responsabilidad como padres estimular y animar a los chicos. Podrían también preparar juntos las mochilas, forrar los cuadernos, sacarles punta a los lápices.

Ayudar es alentar a perseverar y darles a nuestros hijos herramientas para su desenvolvimiento e independencia, lo cual implica crecimiento y desarrollo.

unnamed

DEJA UNA RESPUESTA