Psicología | La fisura labial

Por Beatriz Zaiat

0
240

La fisura labial es uno de los defectos orofaciales congénitos más frecuentes, como el labio leporino y el labio leporino con paladar hendido. También se utiliza la denominación FLAP para explicar la fisura labio-alveolo-palatina, que comprende el labio, la encía, y el paladar.

Este problema puede estar integrado a algún síndrome o presentarse de forma aislada, pero los suplementos de ácido fólico, antes y durante el embarazo ayudan a prevenirlo.

La cara cumple una función muy importante a nivel emocional y psicológico en una persona, y cómo el FLAP se trata de una afección que afecta al rostro, se convierte en una problemática que conlleva a un tratamiento médico y psicológico.

Las causas

La fusión del proceso nasal y del maxilar se produce alrededor de la quinta semana del embarazo, y según estudios realizados recientemente, los genes desencadenantes son susceptibles al efecto nocivo del tabaco y a la pobre o nula ingesta de ácido fólico.

El origen del labio fisurado se encuentra en una mezcla de factores genéticos y de factores ambientales, que lo desencadenan, siendo más frecuente en varones que en mujeres.

Los niños con fisura labial suelen necesitar varias cirugías durante sus primeros años de vida, llevadas a cabo por cirujanos máxilofaciales o plásticos, otorrinolaringologos y dentistas. Es por ello que se torna imprescindible que puedan aunar este tratamiento al psicológico, para poder estimular el deseo de realizar y concretar los imponderables que se presentan a lo largo del mismo.

unnamed

DEJA UNA RESPUESTA