Psicología | La migraña

Por Beatriz Zaiat

0
35

El dolor intenso en uno o ambos lados de la cabeza, acompañado de náuseas, trastornos visuales, intolerancia a la luz y a los ruidos, es conocido como migraña. Si bien esta afección está presente en muchas personas, los científicos aún desconocen con exactitud las causas que la provocan.

Sin embargo, estos profesionales coinciden que la dolencia es disparada por una alteración química del cerebro que involucra a la serotonina, una sustancia presente en las neuronas que puede contraer y tensionar los vasos sanguíneos.

La dieta es uno de los modos de prevención más efectivos, ya que son los alimentos los que introducen cambios en el sistema vascular del cerebro.

En este sentido, hay que tener en cuenta: los alimentos que tengan grandes cantidades de sodio deben evitarse (por ejemplo, los enlatados, la comida japonesa y china, los embutidos, sopas instantáneas, productos ahumados, salsa de soja o de tomates, mayonesa, mostaza, por nombrar los más comunes).

El alcohol también debe evitarse, ya que al metabolizarlo, se desprenden derivados que pueden causar migraña. Otra de sus consecuencias es la pérdida de líquidos del cuerpo, lo cual genera cierto grado de deshidratación, disminuye la tensión arterial, así como el flujo sanguíneo en el cerebro.

La incorporación de alimentos que contengan tiramina también deben dejarse de lado. La tiramina es un aminoácido vaso-activo, que puede encontrarse en los quesos duros, las aceitunas, las carnes procesadas, el café, el chocolate, las gaseosas y el mate.

De cualquier modo, existen alimentos que funcionan como “protectores” de la migraña por sus cantidades de magnesio, que es una gran ayuda para estabilizar las paredes de los vasos sanguíneos. Éstos pueden ser las frutas y verduras, las carnes magras, aceites puros, lácteos descremados, cereales integrales, arroz, las nueces, el chocolate negro y los pescados.

Una buena dieta equilibrada es una parte fundamental para llevar adelante un estilo de vida optimo tanto físico como mental. Y no termina ahí: generar el hábito de tomar abundante cantidad de agua y realizar actividades físicas, permitirá vivir sin sobresaltos y en armonía psicológicamente.

baner_astv

DEJA UNA RESPUESTA