SV | OCS: jornada final con oro en básquet y el séptimo lugar en la tabla.

0
677
El básquet masculino sumó otra medalla para San Vicente.

Lobos .: En su debut oficial en la XV edición de las Olimpíadas de la Cuenca del Salado, San Vicente culminó su participación con un total de nueve medallas que lo posicionó en el séptimo lugar del tablero general de puntos. Además el municipio se definió como uno de los animadores del certamen, luego de las grandes actuaciones que exhibieron los diversos competidores.

La mañana de la jornada de clausura comenzó con la semifinal de básquet masculino entre San Vicente y Saladillo en el gimnasio del Lobos Athletic y -para reafirmar lo hecho hasta esta instancia- el triunfo de los dirigidos por Pablo Leguizamón por 76 a 60 permitió la posibilidad de jugar en la final frente a Cañuelas que, a segundo turno, había derrotado al local Lobos.

El hándbol femenino no logró acceder al podio, sólo por esas cosas del destino, que también juega en su partido. En un match jugado con dientes apretados, gol a gol, 25 de Mayo derrotó a San Vicente en tiempo suplementario luego del empate en 11 que consiguió 25 de Mayo con un disparo desde la línea de los siete metros en el último segundo del partido. Si, leyó bien, en el segundo final. Y ya no hubo más tiempo.

En el suplementario, el equipo rival logró ese gol que lo depositaría en la final y ahogó las chances de este gran equipo que jugó de menor a mayor en un nivel superlativo.

Durante el mediodía y con el sol a pleno, el equipo de tenis de San Vicente se topó con el duro Roque Pérez en las cancha de Fitti Fierro para buscar su pase a las finales. La cosa había arrancado muy bien con el 6-0 y 6-1 en el single femenino en un juego cada vez más sólido y con mucha confianza de parte de la tenista alejandrina Paula Parma.

El single masculino no corrió la misma suerte: Hernán Soiza jugó frente a  un joven tenista ubicado en el 18ª  lugar en la Asociación Argentina de Tenis (AAT) que hizo valer su buen juego y derrotó al sanvicentino por  7-6 y 6-4,  lo que igualó la serie en 1.

Con estos resultados, el doble sería a todo o nada. Y así fue. Los sanvicentinos Javier Cabrera y Agustín Gentile no pudieron hacerse con el tercer punto y perdieron por 6-3, 5-7 y 6-3, pero dejaron una muy buena imagen en un encuentro vibrante y muy bien jugado por ambos equipos.

Los deportistas del equipo de Duatlón sanvicentino, integrado por Ángel Martínez, Damián Nogueira, Gustavo Soria y Soledad Brey, tampoco tuvieron una buena jornada. El conjunto no logró una buena performance en la prueba de pedestrismo y ciclismo, por lo que perdió las chances de entrar entre los cinco mejores.

Pasada la una del mediodía, el calor se apoderó del polideportivo del Lobos Athletic Club para la semifinal de Fútbol 7 femenino con un partido que se definió en la tanda de penales y justamente en el último disparo.

Las dirigidas por Tadeo Saccón jugaron lo mejor que pudieron pero sin la solvencia que mostraron en los partidos anteriores, al menos en el primer tiempo y con el score 1 a 0 abajo.

Con el ingreso de Sofía Hauche, las de San Vicente se arrimaron al arco de Lobos, muy bien custodiado por Paola Principatto. La arquera fue la heroína de su equipo al detener el último penal ejecutado por Julieta Bordón, luego de que ella anotara el empate para llevar la seria a los penales. Una pena, pero es un gran equipo que está para cosas serias.

Sin lugar a dudas uno de los platos fuertes de la jornada iba a ser la esperada gran final de básquet con Cañuelas.

El equipo que dirigen Nicolás Alessini y el histórico gran jugador de Cañuelas, Matías Casey, derrotó a Lobos en la semifinal y ahí estaba, a la espera por dos viejos conocidos, el Club Social de Alejandro Korn y el Club Deportivo San Vicente.

Es importante destacar que el equipo sanvicentino había perdido dos piezas fundamentales: Leo Soto y Germán Lede, con lo que el conjunto estaba un tanto resentido, además de cansado.

En un primer tiempo parejo, San Vicente pudo mantenerse por encima de su rival y finalizó con el marcador 29 a 26. Sin embargo, Cañuelas no se quedó atrás durante el segundo tramo del encuentro y comenzó a sumar hasta alcanzar a San Vicente y superarlo por un punto en el cierre del tercer cuarto 39 a 40.

San Vicente con mucho amor propio y grandes individualidades, pudo recuperarse en el último cuarto y alcanzó a su rival hasta dejarlo once puntos por debajo. Con el marcador final en 59 a 48, la gran reacción del equipo la tuvo su jugador número 6, que alentaba en las tribunas para quienes fue ofrendado el triunfo, las medallas doradas y la foto final.

El  conjunto fue un gran equipo, según la propia definición del director técnico sanvicentino, Pablo Leguizamón y no dudó en afirmar que “fue uno de los mejores equipos que tuve el honor de dirigir”.

La jornada concluyó con el meritorio quinto puesto del atleta Jorge Mourelle en los 10 K a pesar de no estar en su mejor forma física y no tener los días necesarios para entrenar como lo hace habitualmente. El “Correcaminos” de San Vicente no defraudó y cruzó la meta en quinto lugar con un registro cercano a los 36 minutos.

San Vicente superó un gran desafío organizativo y competitivo, en base a conceptos claros y sencillos para desandar cada día con el manejo tanto de deportistas jóvenes como adultos para que se sintieran cómodos.

Así fue en el 100 por ciento de los casos. Y sucedió porque todo estaba claro desde la cabeza del equipo, con el subsecretario de Educación, Deporte y Comunicación, Mariano Pizzi, y con sus colaboradores, todos con una extensa experiencia en el tema; además de la participación de cada uno de los deportistas, que dieron lo mejor en cada juego.

Por eso hoy podemos afirmar que el saldo para el municipio de San Vicente en su primera participación en las Olimpíadas de la Cuenca del Salado fue altamente positivo.

baner_msv

DEJA UNA RESPUESTA