SV | Heladería Trevi inauguró sus nuevas instalaciones en Korn

Por Néstor Choconi

0
615

Alejandro Korn .: Cuando se habla de clásicos, podemos hacer alusión al reconocido film del cine argentino “Esperando la Carroza”, o al superclásico del fútbol local entre Boca y River. También pueden ser los clásicos del humor nacional protagonizados por el “Negro” Olmedo y el “Gordo” Porcel, o a las memorables locuras de “Mingo” y “Aníbal”. Pero si hablamos de helados, nos referimos a los clásicos de zona sur y sin dudas, uno de ellos son las delicias artesanales de heladería “Trevi”.

Con el nombre de origen italiano, la “Fontana di Trevi” dio inicio a una historia que lleva más de 30 años al servicio de los vecinos de Alejandro Korn, San Vicente y Domselaar, que se acercan al “Palacio del Helado” alejandrino.

A comienzos de 1987 con Eduardo y Jorge Moraña a la cabeza, “Trevi” se transformó en un icono del comercio local. Con el paso de los años se asentó sobre la calle Mitre al 111, y allí fue donde pegó el gran salto. La producción artesanal creció de manera gradual y ya con los hermanos Matías y Emiliano Moraña como referentes, los helados transgredieron la frontera distrital e hicieron pie en la localidad de Guernica, sobre la calle Eva Perón, a metros de la estación de trenes. Allí no sólo fueron delicias heladas, hubo café, medialunas y algo más para el paladar de los vecinos.

trevi_morana

Hoy, con la gran apertura de las nuevas instalaciones en el local de Alejandro Korn, a metros del viejo lugar, ubicado sobre Mitre 121, “Trevi” se presta no sólo a ofrecer a sus seguidores su tradicional helado, sino que además brinda un servicio gastronómico y de cafetería variado.

Recordando los comienzos de la segunda generación Moraña a cargo de “Trevi”, allá por octubre de 2006, Matías indicó que el primer objetivo fue “aumentar la producción artesanal”, y para eso “tuvimos que en principio comprar una máquina usada y ponerla a trabajar en conjunto a la que ya teníamos”.

“Luego, hubo que pensar en modernizar los aparatos y actualizamos el proceso de producción, que pese a seguir la misma metodología de trabajo implicó producir más en menos tiempo. Una vez atravesado ese camino, decidimos abrir nuestra primera sucursal en la localidad de Guernica”, relató.

Si bien hay una historia detrás, en “Trevi” saben que ser una marca reconocida en el mundo del helado artesanal implica un cierto grado de responsabilidad al momento de ofrecer sus productos. “Debemos brindar lo mejor de nosotros, no tenemos que echar a perder la historia que forjaron mi papá y mi tío. Hay que mantener la calidad que nos caracteriza como referentes del helado en el pueblo”, comentó Emiliano.

La cocina del helado no tiene recetas mágicas, sólo hay una premisa fundamental que respetar al momento de su elaboración. La materia prima es el detalle que lleva a los helados de “Trevi” a ser referentes en la región: “tratamos de que no se nos escape ningún detalle al momento de la fabricación. Los productos que utilizamos aseguran la calidad que ofrecemos a nuestros clientes. Podremos estar a la altura de cualquiera mientras se cumplan los procesos adecuados de producción”.

baner_astv

DEJA UNA RESPUESTA