Feliz Entierro: “No queremos cantar nada que no veamos en nuestro barrio”.

Por Melanie Berardi | Al Sur entrevistó a la banda peronense, que hizo un recorrido por sus inicios, su trayectoria, sus presentaciones y su mirada sobre la música como medio para tomar conciencia sobre las problemáticas sociales, sin apegarse a un único género pero poniéndole sello propio.

0
2504

 

Con una concepción de la música como herramienta para el cambio social, “Feliz Entierro” surge en Guernica a comienzos del 2004, luego de que el actual vocalista de la banda, Juan “Pumpi” Pinto, retomara un proyecto de cuarteto punk rock que había empezado un año atrás con sus amigos.

Pinto nunca dejó de componer canciones ni de asistir a los ensayos desde el primer intento de formación de la banda, y así fue definiendo el nuevo conjunto de punk rock y ska que encabeza desde hace más de diez años.

El anfiteatro de Guernica fue uno de los primeros escenarios que pisó Feliz Entierro. Pumpi explica que ese lugar dio el impulso para consolidar el grupo, y que a partir de las actuaciones que hizo allí se empezó a generar un público local y nuevos amigos dentro de la música.

Más tarde llegarían las fechas en el Salón Pueyrredón, en el Pozo de Banfield, en Gringo Viejo de Glew, en La Casita de Guernica, en Niceto Club, entre otros espacios culturales y de memoria. Así, las presentaciones y las canciones nuevas -que se acumulaban de ensayo en ensayo- llevaron al nacimiento del primer trabajo, editado en 2008, que lleva el mismo nombre de la banda.

“En Guernica fue un disco que nos ayudó muchísimo a afianzar el proyecto y a nosotros mismos”, recuerda el vocalista, y suma: “Nos llevó a un montón de lugares más, tuvimos nuestra primera fecha en Capital y recorrimos todo el Conurbano Sur, y eso fue muy grato porque era la primera vez que nos pasaba y estábamos muy contentos”.

A partir del 2007, el conjunto comienza a integrar nuevos músicos que le dieron un giro a la propuesta, para culminar en 2013 con “Fuego”, el segundo proyecto discográfico. Hoy, formada por más de diez músicos, Feliz Entierro logró crear un ritmo que agrupa instrumentos de viento con incursiones en diversos géneros, dejando de lado las influencias puras de ska y punk que los habían identificado en un comienzo.

“Sabíamos que queríamos hacer ska con instrumentación de viento, pero queríamos hacer algo propio”, explica Pinto.

A la banda sureña también la integran Alejandro Feser en guitarra, Jorge “Torgel” Cabrera en saxofón, Martín Cruz Olmedo en percusión, Santiago Fuentes en saxo y como tenor, Gonzalo Cancinos en teclados, Fabián Correa en batería y Sebastián Serafín en bajo. Entre la gente que los acompaña están Elías Polinelli, Jairo Pérez, Maru Fernández, Guillermo Alzualde y Agustín Gómez.

Ustedes toman muchas problemáticas sociales consideradas “tabú” como motor para comenzar a escribir. ¿Cómo es el proceso de componer una canción?

FE: Nosotros creemos que es la base del rock: de quejarnos, de no decir que está todo bien cuando no está todo bien. Tratamos problemas que son diarios porque no somos ajenos a ellos. No queremos vender nada ni cantar nada que no nos pase, que no veamos en nuestro barrio, que no le haya pasado a nuestra familia, a algún vecino o a algún conocido. Creemos que la música es una herramienta para difundir, para generar conciencia. Ciertamente, esta idea de temas tabúes es la esencia del rock y a nosotros siempre nos gustó, por influencia de otras bandas, la cuestión contestataria que tiene el rock, como también lo puede tener cualquier género. Creemos que tiene esa potencialidad que lleva el arte: difundir y despertar interés. No sé si va a cambiar la cabeza de alguien o no, pero generar tres segundos de conciencia sobre el tema, lo va a generar, porque lo estás escuchando.

¿Se caracterizan por un género definido o les gusta incursionar?

FE: Nos gusta todo tipo de música. Se trata de no limitarse con el género y de aventurarnos en la música. Hacemos rock, hacemos punk, hard rock, hardcore, hacemos cosas new metal. Y dentro de lo acústico, podemos tocar de un huayno hasta un candombe. Sale por curiosidad y necesidad.  Hay una cuestión provocativa también, de decir que no somos cerrados. Creemos que la cultura es tan rica que hay que aprovechar de todo, entonces esa cuestión de ser cerrado, particularmente, molesta. Mucha gente nos define como una banda de ska, pero no solamente hacemos eso. No hay ska en esencia en Feliz Entierro. Es un poquito de todo, pero con sello propio.

¿En qué se basa el éxito de Feliz Entierro?

FE: Hay muchos que piensan que el éxito es llegar a un Volterix o a que Pergolini te haga una nota. Para mí, no. El éxito está en la gente que deja de hacer lo que estaba haciendo para ir apoyarte pagando una entrada y en uno mismo mirando para el costado y viendo a los hermanos musicales que nos ha dado Feliz Entierro. Entonces yo creo que ése es un premio muy grande que nos da la música. Creo que es el verdadero éxito. Bueno, y ni hablar de la banda amiga, que brinda su apoyo y termina siendo amiga.

Durante este mes, Feliz Entierro visitará por primera vez Zárate el 4 de febrero. También se estará presentando el 11 en el White Vinyl Club de Avellaneda junto a “Mal Pasar”, y el 25 en “Alquimia Bar” de Pilar. Además, tienen programada una fecha para el 1 de abril en Niceto Club lado B.

“No sé si algún día vamos a llegar a un Luna Park, pero a mí, particularmente, no me hace falta eso para sentirme feliz y orgulloso de la banda que hemos forjado entre todos”, asegura el vocalista.

baner_margarinap

DEJA UNA RESPUESTA