RG | Sombrero de Orko: “Después de todo, es sólo rock and roll, y nos gusta”

0
720

Tras seis meses de descanso y con diez años de carrera a sus espaldas, Sombrero de Orko se sube de nuevo a los escenarios, con una formación renovada e ideas frescas para explotar en sus próximas presentaciones y, quizás, en un nuevo proyecto discográfico.

A fines de 2007, la banda nace de la separación de tres grupos oriundos de Brandsen y Jeppener (“De otro palo”, “Aplanados” y “Lemur”), cuyos integrantes lograron unificar sus diferencias de estilo en un nuevo proyecto musical.

Inspirándose en el personaje de los dibujos animados de He-Man, Sombrero de Orko salió a la luz de la mano de Sergio “Garoto” García (voz), Sem Uribarri (guitarra), Sebastián “Confy” Uribarri (bajo), Jeremías Estive (batería), Leonardo Rosa (guitarra) y Marcos Erregue (guitarra).

Con el transcurrir de los ensayos, lograron la confluencia del estilo “fiestero” del rock con acertadas incursiones en géneros más pesados, lo que conformó una identidad única para la banda.

Durante 2009, graban su primer disco –que llevó el nombre del conjunto- con la producción del bajista de Guasones, Esteban “Pato” Monti. Un año más tarde, el álbum, de once temas, se presentaría en “El Ayuntamiento”, en La Plata, ante unas 300 personas.

A partir de allí, transitaron diversos escenarios de la región, la provincia y el país. Entre ellos, se destacan el balneario “El Cóndor” de Viedma (Río Negro), en un festival que cerrarían los Auténticos Decadentes; y el “Tipete Rock”, en Brandsen, donde participaron junto a los locales “Enrolados” y con el cierre a cargo de Guasones.

También subieron a importantes escenarios de la capital bonaerense como los teatros Sala Ópera y Café Concert.  En este sentido, Sombrero de Orko recuerda con satisfacción cuando comenzaron a multiplicarse las fechas con bandas reconocidas del rock como La Franela, Caracola a Contramano y Serenos Navegantes.

En 2012 volvió la necesidad de entrar a un estudio para grabar “Villa Perfección”, otra vez de la mano de Pato Monti,  junto al ingeniero de grabación y productor de reconocidas bandas platenses como Se va el camello y La Cumparsita, Sebastián Perkal.

Este segundo álbum se presentó en una de las mayores puestas realizadas por Sombrero de Orko en la Plata y en el Teatro Sala Ópera junto a Maldita Suerte, una de las bandas amigas cosechada en el camino.

La etapa posterior tuvo muchos altibajos, pero estuvo llena de buenos momentos. En diversas ocasiones, el bar “Pamplona” de La Plata, fue testigo de varios encuentros colmado de los amigos de siempre y sumando nuevos, para luego volver a Brandsen en mayo de 2016 junto a Espías, en el espacio Juleo y Romieta.

Un merecido descanso

Luego de dos discos con once temas y varios éxitos obtenidos, Sombrero de Orko entró en una fase de cambios en su formación: en 2015, uno de los guitarristas fundadores, Sem Uribarri, se alejó y fue reemplazado por la viola de “Dani” Olivera.

2016 marcó el cierre de una de las etapas para la banda. Con la despedida durante ese año del bajista original, “Confy” Uribarri y el guitarrista Leonardo Rosa, comenzaron a sumarse situaciones individuales y a partir de allí, decidieron hacer un “parate” hasta el mes de abril del 2017.

Con la incorporación de Manuel Pardo, quién había tocado junto a Sombrero en algunos shows años atrás, y con Sebastián Giacusa como nuevo violero, coincidieron en la posibilidad de regresar al rodeo.

Es por eso que, tras seis meses de descanso, el sábado 17 de junio a la medianoche será el reencuentro con el público en Juleo y Romieta Arte Bar, en la tradicional esquina de Mitre y Moreno de Brandsen.

“Este regreso a los escenarios llega de la mano de un gran momento a nivel grupal y con el apoyo del staff (grandes amigos y principales pilares en todo esto), que nunca dejó de confiar y empujar, haciendo las veces de motor para que la banda pueda salir a escena”, manifestó el vocero dela banda, quien agregó: “Será la presentación en sociedad de la nueva formación, pero además habrá lugar para dar a conocer algunos temas en los que se viene trabajando en los ensayos, tras cuatro años de girar con los trabajos ya editados”.

“El futuro asoma seductor, pero el presente transita disfrutando de cada momento, de cada ensayo y cada paso, por pequeño que parezca. Después de todo, es sólo rock and roll, y nos gusta”, finalizó.

baner_margarinap

DEJA UNA RESPUESTA