SV | El ballet Lucero de Sur celebra 35 años

0
371

Alejandro Korn .: El ballet Lucero del Sur cumple 35 años como parte del patrimonio cultural de la localidad de Alejandro Korn. Entre el recuerdo de los primeros escenarios y las diversas familias que bailaron en su salón, su directora Verónica Broggia detalló cómo serán los festejos y reconoce que comenzó en la danza “sin saber qué era lo que le gustaba”, pero eligió el folclore: una decisión de la cual nunca se arrepintió.

Broggia es el corazón de Lucero del Sur. Ella relata a Al Sur que desde los seis años comenzó a sentir la inquietud por bailar hasta que logró su objetivo y se perfeccionó en danzas clásicas y folclore. A los quince años, entendió que lo que realmente le gustaba era la danza tradicional argentina y fundó la academia en un salón que alquiló junto a otros tres compañeros, recibiendo con los brazos abiertos a sus primeros 150 alumnos.

Su primera presentación con la institución fue en la plaza de Alejandro Korn con un pesebre viviente y una cantata pascual a pedido, donde insistió en montar un escenario dentro de la iglesia y allí mismo se llevó a cabo el show. “Todas esas propuestas, que yo pensaba que no las iba a poder lograr, se convirtieron en metas. Siempre fuimos por más. Luego, mis compañeros no pudieron seguir y fueron dejando, yo lo mantuve siempre”, describe.

En la actualidad, el cuerpo de baile está conformado por unos 60 bailarines entre el ballet estable de cinco parejas que encabeza Verónica y con el cual viajan a las presentaciones a nivel provincial y nacional en diversos puntos del país; y las categorías mini luceritos, infantiles, juveniles y prejuveniles, que componen la academia de baile. Hace poco, se integraron las madres de los bailarines, quienes durante muchos años acompañaron desde el público y hoy forman parte del espectáculo.

“He pasado de verlos chiquitos hasta presenciar comuniones, casamientos, nacimientos y tener ahora a los hijos y nietos de gente que tuve como alumnos. Lo lindo es la relación que tengo con mis exalumnos, que no siguieron bailando por diversas cuestiones, pero que se preparan para presentarse por los 35 años. Esto quiere decir que les dejas algo y que permanece el lazo de haber convivido a diario, por lo que pasan a ser parte de la familia”, describe.

A comienzos de este año, Lucero del Sur tuvo el honor de estar en la primera fila en el Festival Nacional e Internacional de Doma y Folclore de Jesús María, gracias al apoyo de los profesores Juan José Rodríguez y Carlos González. Verónica recuerda este escenario como uno de los más emocionantes, no sólo por el reconocimiento del festejo, sino porque pudo bailar junto a su hijo ante miles de personas.

Al respecto, ella explicó que el hecho que compartir escenario con grandes músicos y que “te traten como un artista tan importante como uno reconocido, es impagable”. “Esas son cosas acá no las ves. Que te reconozcan más afuera que en tu lugar natal, a veces duele. Es llamativo que en otros lugares conocen a San Vicente porque nos presentamos ahí, pero que en el mismo San Vicente nadie nos conozca”.

Si bien la academia cobra un arancel accesible para las clases, los trajes, la escenografía, los viajes y la estadía surge con trabajo autogestivo a través de la organización de peñas y venta de rifas. “Te agota no tener los medios económicos para hacer todas las muestras que te gustaría, entonces hay que bajar a lo sencillo. Pero igual tenemos nuestros delirios no tan sencillos (risas). Para los 35 años, no vamos a ir a lo sencillo. Queremos trasmitir lo que vivimos y sentimos”, detalló.

Festejos por los 35 años

En un buen augurio de grandes festejos que “van tirar la casa por la ventana”, la academia tiene proyectado invitar a todos los bailares que formaron parte alguna vez del cuerpo estable que ensaya en el salón ubicado en Santo Domingo 483 (en Alejandro Korn); además de puestas en escena de toda la academia y hacer un recorrido de los 35 años con fotos y grabaciones. “Al que le gusta la danza, se acostumbra a tener una vida paralela. No tenés fin de semana ni días especiales, si tenés que bailar, hay que salir igual. Es por esto que es difícil convivir con nosotros”.

¿Qué encontrás en la danza que te motiva a seguir?

Es una forma de vida que elegís. Vos sabés que por la danza dejas un montón de cosas, pero es una pasión. Es trasmitir con el cuerpo, todo lo que uno siente. Lo más difícil es enseñar a transmitir: podés guiarlos para que aprendan un paso de baile, una coreografía y así un montón de cosas. Pero la expresión es de cada uno y eso es lo más difícil de enseñar. Cuando vos te das cuenta que empiezan a trasmitir arriba del escenario, ahí es cuando empezaron a querer lo que hacen.

baner_margarinap

 

DEJA UNA RESPUESTA