SV | Los Reyes Magos cumplieron 25 años en Alejandro Korn.

Por Melanie Berardi | Una de las organizadoras de los festejos por la llegada de los Reyes Magos de Alejandro Korn, Paula Pereyra, se reunió con Al Sur y nos contó cómo surgió este significativo festejo de la comunidad alejandrina.

0
1162

Lo llamativo de las tradiciones es la forma en que cada comunidad se apropia de ellas, las resignifica y las entremezcla con sus costumbres para que uno no pueda imaginar su cotidianeidad sin esas historias.

En la localidad sanvicentina de Alejandro Korn, la plaza Hipólito Yrigoyen es el lugar de congregación de los vecinos cada 5 de enero a las seis de la tarde. “Fue circunstancial la elección de la plaza (…) Nos costaba entrar tanto a algunos barrios que año a año la gente fue auto convocándose allí”, contó Paula Pereyra, vecina y organizadora del evento. Ahora ese espacio público les quedó chico, y este año renovaron la idea en el Parque Urbano “Viejo Casal”.

Uno no puede imaginarse Alejandro Korn sin sus Reyes

Hace 25 años, Baltasar, Melchor y Gaspar dejaban de lado los camellos para subirse a la autobomba de los Bomberos Voluntarios de Alejandro Korn. Todos los 5 de enero, los alejandrinos se concentran en el casco urbano de la localidad y los Reyes de Oriente reciben las cartitas de los chicos, se sacan fotos con ellos, les dan un beso, un apretón de manos y les regalan una lluvia de caramelos.

Detrás de esta fiesta hay familias enteras colaborando. Paula Pereyra contó cómo hace muchos años su madre, Corina Piriz, junto con las familias Molinero, Ayala, Cacciola y Pessacg, pensaban la manera de llevar a cabo los festejos. “Mi mamá siempre fue una mujer de hacer muchas cosas por las instituciones, por los jardines, por las cooperativas”, rememoró.

Corina empezaba en junio, sentada frente a su máquina de escribir, redactando uno a uno los pedidos para las diferentes empresas con el fin de juntar donaciones. Arcor y La Serenísima fueron algunas de las compañías que dieron el sí.

Entonces, los vecinos recorrían los negocios y pedían caramelos. Los comerciantes donaban cada año golosinas o juguetes para repartir entre los chicos, o colaboraban con dinero para solventar gastos. “Me acuerdo que pedíamos dos pesos en aquella época para comprar bolsas de caramelos”, relató la organizadora.

Otro tema: los trajes de los reyes. Corina, de profesión modista, se encargó de cada detalle al respecto. Así fueron tomando forma los primeros Reyes Magos que recorrieron las calles alejandrinas. “Los trajes eran re precarios al principio”, describió Pereyra entre risas. “Las coronas las hacíamos de cartón y después empezamos a sumar globos y demás”.

Las primeras salidas se hicieron en una camioneta que cedió el vecino Pablo Cacciola, a la cual apodaron “la chancha”. Después, los Bomberos y distintos personajes  se sumaron a la caravana. Hoy, “la chancha” continúa firme, decorada para hacer el itinerario igual que hace 25 años. “Le da el toque tradicional al recorrido”, destacó Pereyra.

El movimiento fue creciendo. Más vecinos se fueron involucrando y ahora las nuevas generaciones  de jóvenes quieren colaborar. Por eso Corina dejó los preparativos en las manos de su hija, que junto a otras familias continúan trabajando para que los Reyes transiten las calles de Alejandro Korn el quinto día de cada año.

El equipo está consolidado, y según Paula, la gente “ya se apropió” de la celebración, porque naturalmente espera a los Reyes para esa fecha.

“Nosotros llegamos a hacer entre diez mil y quince mil bolsitas todos los años”, aseguró, pero aclaró que “el caramelo es un detalle”, porque “se trata de revalorizar” la tradición de los Reyes Magos, y con ello, la infancia.

“El momento de entregarle la cartita a los Reyes es un momento mágico”, observó la organizadora, y agregó que “se trata de la cartita, el beso y las lágrimas de los chicos por la fascinación”.

El movimiento de los Reyes lanzó a la venta hace diez años un bono contribución para que colaboren los vecinos. Este año ya tuvo un valor de 40 pesos, y la gente los compró porque permiten renovar los trajes, comprar más caramelos, contratar el sonido y difundir. “Todo eso es plata y trabajo”, indicó Paula.

Festejo por los 25

“Este año quisimos hacer algo más emotivo”, explicó la organizadora. Se trató de una celebración que se realizó a partir de las tres de la tarde en el Parque Urbano “Viejo Casal”, donde familias enteras se acercaron a esperar al trío mágico.

Pereyra aseguró que la plaza de Alejandro Korn les empezó a quedar chica en los últimos años debido al número creciente de participación. “El anteaño pasado no pudimos terminar de dar la vuelta por la cantidad de gente, no podía pasar la autobomba”, recordó.

En esta oportunidad, la organización se pudo distinguir con remeras, se compraron más golosinas, se renovaron los trajes de los Reyes Magos y de sus acompañantes. Además, dio a conocer cómo surgió este movimiento y quiénes contribuyeron a la fiesta. Hubo juegos para los más chicos, sorteo de juguetes y show de fuegos artificiales.

Orgullosa, narró: “Este año fue muy movilizante para todos, por la cantidad de gente que se sumó a colaborar y por cómo se dio toda la movida, no hubo un ‘no’, y eso te dan ganas de seguir”.

También relató que hay una cantidad de donaciones que sobra en cada uno de estos eventos, ya que no llegan a entregarlas a todas ese día. Así que la organización emplea la recaudación excedente para ayudar a las distintas instituciones de la localidad. Dona caramelos que sobran a hogares, mientras que los juguetes que no se sortean los llevan al hospital local.

Además, Paula Pereyra -quien también es concejal de San Vicente- remarcó que “para los Reyes Magos no hay bandera política que valga”, porque el objetivo es “mantener esto como algo de la comunidad”, que es la que colabora para que todo resulte según lo planeado.

Finalmente, Paula reflexionó: “Generar, podemos generar un montón de actividades, el tema es mantenerlas en el tiempo y la manera en que nosotros lo hacemos. Año a año vamos tomando lo que dicen los vecinos y vamos aprendiendo (…) La dimensión que ha tomado en los nenes, en las familias, es importante. Queremos que no se pierda, y buscamos renovar esos valores que se han perdido”.

unnamed

DEJA UNA RESPUESTA