SV | Sociedad Sometida: “Buscamos dar una visión promoviendo las libertades”.

0
904

La banda sanvicentina comenzó en 1998 con Mauricio “Gayeta” Gallegos al frente. El proyecto musical surge del desprendimiento de una banda de covers de Metallica que, con grandes expectativas, comienza a incursionar en el trash metal con temas propios.

Gallegos se cargó esa labor al hombro: se entrevistó con algunos guitarristas y bateristas y dio origen a la primera formación del conjunto con el que se presentó en varios escenarios a lo largo de su carrera.

De esta manera, “Sociedad Sometida” se convirtió en una de las primeras bandas del distrito en incursionar en el trash metal y, por cierto, en una de las más longevas, cosechando ya más de 18 años con la música. En la actualidad, el grupo continúa con Gallegos a la cabeza (guitarra y voz), con Emilio Descalzo en la batería y con Iván González en el bajo.

Con un mensaje complejo pero claro de promover las libertades personales y de eliminar todo tipo de prejuicios, el conjunto alienta a la reflexión sobre el control y el sometimiento social contemporáneos en sus diversos aspectos, como la adicción a las drogas, las redes sociales, los medios de comunicación, por mencionar algunas de las temáticas de las que tratan sus canciones.

“La letra falsa, que no dice nada, yo creo que para el estilo que queremos hacer no aporta nada”, reflexiona Gallegos, y agrega: “Buscamos dar una visión promoviendo las libertades y abrir la cabeza, no cerrarse”. En ese sentido, cuestiona que “siempre, al estilo metal o al estilo pesado, se lo relaciona con la depresión, todo negro, todo oscuro”, y explica que, si bien las letras suelen ser oscuras, la idea es “tratar de tirar una visión más positiva. (…) salir del sometimiento, hacerla pensar a la gente”.

Entre sus influencias se denotan Metallica, Nirvana, Iron Maiden, Pantera, Machine Head, Disturbed, System of a Down, Slipknot y las nacionales A.N.I.M.A.L y Carajo; una mezcla generacional que dio lugar a la conformación de su estilo actual, marcado por el Hard-Core, el Nu Metal, con influjos de distintos géneros que van desde el Punk hasta el Death-metal.

En sus diversas formaciones, la banda se nutrió de las influencias musicales de cada uno de los miembros que fueron participando en ella. Gallegos explica que la idea es que “Sociedad” conserve la impronta de sus integrantes y el modo característico que cada integrante tiene al interpretar con los instrumentos.

“La idea de la banda es que cada uno aporte su cuestión humana y que creo que va a enriquecer”, manifestó el guitarrista, y opinó que “hay que adaptarse a la persona, al músico, al sonido también porque los equipos cambian, los instrumentos cambian”.

Entre los lugares que recorrieron en el Conurbano sur, como en Lomas de Zamora, Berazategui y Quilmes, además de Capital, donde se destacan “Cemento”, el Teatro de Flores, tuvieron el honor de compartir escenario con Carajo.

“Hay muchas cosas que te marcan, quizás no solamente un escenario, sino vivencias”, reflexiona Gallegos, y rememora sobre Carajo: “Toqué en mi ciudad, yo soy de San Vicente. Toqué para mi gente y había gente que no sabía lo que yo hacía, (…) y me subí a un escenario con un sonido grande y teloneando una banda que nos influyó, como Carajo. (…) Yo no encontré nada que lo reemplace o lo supere”.

Su primer y único disco salió en 2008, titulado con el nombre de la banda y con el objetivo de plasmar los primeros diez años de carrera, destacando sus influencias, conceptos e ideologías. Mauricio disfrutó de grabar más allá de los contratiempos que le provocó uno de los tantos cambios en la formación.

En la actualidad, se encuentra en la pre-producción de un nuevo disco con la esperanza de poder cumplir con su público para que salga en algunos meses. “No es fácil el estudio, pero a mí particularmente me fascina”, señala Mauricio, y suma: “No pretendemos ser la banda más original del mundo, pero queremos seguir con este estilo”.

A partir del manejo de las redes sociales, todos los seguidores pueden acompañar a la banda en algunos ensayos que Sociedad compartió en vivo por su canal de Facebook. De esta manera también grabaron ensayos, que utilizan para corregir errores y seguir implementando ideas para la interpretación o la composición de nuevas canciones.

¿Qué encuentran en “Sociedad” y en la música que los motiva a seguir involucrándose?

Emilio: En la música, yo encuentro un cable a tierra, un hobby, por más que Mauricio diga que no es un hobby (risas). Es algo que hago con mucho gusto, con muchas ganas. Y en “Sociedad”, encuentro un canal para hacer lo que me gusta. A mí me gusta mucho la música, me gusta escuchar mucha música y encontrar, ver detalles de grabación y esas cosas, y con Sociedad lo puedo llevar a la práctica. Eso es lo que encuentro: un grupo de amigos, que vamos a tocar.

Mauricio: Yo en Sociedad encuentro el lienzo en blanco. Puedo hacer lo que yo quiero, lo que a mí me surge, mi manera de expresarme, letras, música, es mi lienzo en blanco o la hoja en blanco. Si bien hay gente que le tiene miedo, porque en realidad es difícil. Tenés la hoja en blanco, y pensás ¿ahora qué carajo hago? (risas). Pero, así como es difícil, también no tenés límite, porque ¿cuál es el límite de la partitura en blanco? No tenés límite. Y para mí, la música es un lenguaje que encontré y que me abrió un panorama zarpado (…) Yo creo que me desinhibí con la música. Yo en un momento no me di cuenta y estaba tocando en un festival donde había cien mil personas posta, porque fue en una calle. Toqué con un grupo de folclore, eran todas cabezas, y yo estaba tocando y era el hombre más feliz del mundo (…) Me dio otra forma de comunicarme que me re salvó. Hay cosas que por ahí yo no las sé decir con palabras, pero con la música fluyen solas y las digo, y hasta por ahí las digo mejor que si las tuviera que decir. Entonces la música, para mí, es eso. Una manera de comunicar y un vínculo también.

baner_margarinap

DEJA UNA RESPUESTA