Alejandro Korn: tres intentos de secuestro a chicas en cinco días.

Las tres jóvenes coincidieron en que el atacante era un hombre que manejaba un auto rojo.

0
1638

Alejandro Korn .: “Parece tierra de nadie”, expresó una de las chicas que fueron víctimas de tres intentos de secuestro ocurridos en San Vicente y Alejandro Korn en solamente cinco días. Las jóvenes hacen descripciones similares sobre el hombre que las abordó.

El primer intento ocurrió el domingo 4 de septiembre alrededor de las 20, cuando un grupo de chicas esperaba el colectivo en una parada ubicada frente a la Escuela 9 de Alejandro Korn. En ese momento se acercó un hombre que desde su auto les preguntó a dónde iban y que él podía alcanzarlas, pero debido a que ellas se negaron, insistió varias veces. Cansadas, una le gritó que se vaya, que las dejara tranquilas, y luego de insultarlas, el sospechoso se fue, pero no llegaron a ver la patente.

Cuando algunas de las chicas subieron al colectivo que esperaban, las que quedaron se acercaron a una mujer de la Policía Local a quien le explicaron lo sucedido, y aunque la agente les comentó que lo tenían visto y que vivía en el barrio Santa Ana, no se acercó porque pensaba que era un conocido de ellas. Una de las chicas que se aproximó a la oficial -por temor prefirió no dar su nombre- manifestó en diálogo con Al Sur: “Cuando nos íbamos con mi hermana nos quedamos pensando por qué, si ya lo tienen visto, (la agente) no fue a vernos, porque si nos llegaba a pasar algo, ella estaba ahí parada y la verdad es que no hizo nada”.

cita“Alejandro Korn parece tierra de nadie”.

El segundo intento lo comentamos en este medio la semana pasada. La víctima fue Johanna Martín, de 21 años, quien el jueves 8 de septiembre a las 15.30 salió de su casa para ir a comprar al almacén, y mientras caminaba por la calle Colón, entre Haití y El Salvador, en Alejandro Korn, un hombre bajó de un auto rojo, la tomó por detrás, la golpeó y le exigió que suba al vehículo, pero ella forcejeó hasta que pudo soltarse y escapar. No pudo verlo con exactitud, pero comentó que tenía alrededor de 40 años, era de tez blanca y tenía acento paraguayo.

Aunque fue a hacer la denuncia a la Comisaría de Korn, en un primer momento no quisieron tomarle la denuncia, aunque le aseguraron que enviarían algún patrullero para vigilar la zona. Sin embargo, no lo hicieron. Recién cuando intervino la Comisaría de Guernica porque sus familiares contactaron a un oficial de esa dependencia aceptaron radicarle la denuncia en Korn. Ahora irá a asentar el hecho directamente a la Fiscalía de La Plata.

“Hoy la cuento, pero lo sufrí, el miedo y el dolor que queda no te lo saca nada ni nadie, el sufrimiento de ver a mi mamá sin saber para donde ir, no me lo olvido más, y el pensar que quizás nunca más la iba a abrazar peor”, dijo Johanna en su cuenta de Facebook.

Por último, el tercer intento tuvo lugar al día siguiente y le ocurrió a Ailén Millozzi, de 19 años, cuando cerca de las 9.30 salía de su casa para tomar el colectivo. En la esquina de French y Arias, en San Vicente, un hombre detuvo su auto (color rojo tipo Volkswagen Gol 5 puertas), bajó la ventanilla y le preguntó si conocía la calle Rosales o Rosas, y luego de que ella le contestó que no, se dio una situación muy parecida a la de Johanna: él bajó del auto, la tomó del brazo, le exigía que no grite, intentaba meterla dentro del vehículo y la golpeaba contra el auto, pero Ailén forcejeaba y se resistía, hasta que cayó sentada al suelo, por lo que él aprovechó para agarrarla de la campera e intentó ahorcarla. Ella comenzó a gritar y finalmente pudo zafarse y salir corriendo.

Según precisó, el hombre tenía unos 40 años, era de tez trigueña, delgado, de aproximadamente 1,80 metros, con barba candado, cabello oscuro y rapado a los costados. También contó que era “una persona bien vestida” y “muy pulcra”.

“Nunca miré para atrás, sólo corrí y corrí, una sensación de mierda, un momento de mierda, una suerte de otro mundo”, publicó la joven en las redes sociales.

Si bien hay muchas coincidencias entre las características que describieron las tres chicas (especialmente el auto y la manera de proceder), hay algunas diferencias en cuanto al aspecto físico del hombre, por lo que suponen que podrían haber sido dos los que andaban al acecho.

DEJA UNA RESPUESTA