SV | Patricia Cristaldo: “Siento la tomada de pelo de las autoridades”

La madre del joven Kevin Cristaldo Ramos, asesinado en San Vicente, denunció que la Policía utilizó el celular de su hijo para uso personal y que se pasan la causa de su hijo unos con otros.

0
5151

Ezeiza .: A pocos días de cumplirse seis meses del asesinato del joven Kevin Cristaldo Ramos, en ocasión de robo, la madre de la víctima, Patricia Cristaldo, denunció que la causa de su hijo no avanza porque “hay mucha complicidad en el medio” y que están convencidos que “la policía está metida en esto”.

Kevin era un trabajador bancario de 26 años, que vivía en Ezeiza. El 11 de diciembre último había viajado en su moto para pasar un rato con amigos en la Laguna de San Vicente, pero antes de llegar, fue interceptado en la Ruta 58 y Juan Pablo II por delincuentes que le robaron el vehículo y le dieron un tiro en el hígado. Falleció 17 días después de haber estado internado en el hospital Ramón Carrillo de San Vicente.

Patricia relató a Al Sur que va todas las semanas a la Fiscalía de Alejandro Korn en busca de novedades y a insistir con los datos que aportó Kevin sobre el asesino antes de morir. También continúa con el mismo pedido de Justicia que manifestaron en dos oportunidades a través de marchas en el distrito, ya que la causa fue “cajoneada varias veces” y “no hay sospechosos ni detenidos”.

“Por mi forma de ver y de comprender las cosas, entiendo que hay mucha complicidad en el medio. Todas las semanas estamos en la Fiscalía, esperando y buscando respuestas y siento la tomada de pelo de las autoridades. No hay un detenido, no apareció la moto, no hay nada, cuando en un pueblo chico, todo el mundo sabe quién es el que anda y el que roba”, confió Cristaldo.

La mujer explicó que realizó denuncias ante la Justicia a causa del constante manoseo de la causa de su hijo por parte de las fuerzas policiales; y no duda en afirmar que este cuerpo es el responsable de la impunidad del asesinato de Kevin.

En este sentido, Cristaldo afirmó que cuando su esposo fue a buscar la mochila de Kevin a la Comisaria Primera de San Vicente, él vio la moto que su hijo describió como perteneciente a los delincuentes (moto Falcon “mechada” con accesorios robados) dentro del edificio. “Se lo dijimos a la fiscal, lo denunciamos y sin embargo, eso no figura en la causa”, criticó.

También aseguró que la Dirección de Investigaciones (DDI) nunca se involucró en el caso y que sólo pudo hablar con unos subcomisarios, que le dieron copias de la causa. “La DDI para mi es una institución que no existe. La causa estaba guardada adentro de un cajón. Después de tanto insistir, comenzaron –como dicen ellos- a investigar. Se pasan la causa de unos a otros y nadie hace nada”.

Algunos meses atrás, dos agentes de una brigada especial de La Plata se presentaron en la casa de los Cristaldo con una orden para revisar el celular de Kevin, ya que suponían que alguien podría haberle tendido una emboscada. El procedimiento –que solo tardaría una semana- se convirtió en una lucha de dos meses hasta que Patricia pudo recuperar el celular de su hijo.

Sin embargo, el celular estaba desbloqueado y habían eliminado todos los mensajes, chats, las cuentas de las redes sociales de Kevin y toda la información que el joven guardaba allí. Patricia se horrorizó al descubrir que el teléfono de su hijo estaba como uso personal de uno de los agentes, con fotos personales y pornográficas, además de la agenda con todos los contactos del policía.

“Mi hijo es una pulcritud. Se tienen que lavar la boca desde el fiscal hasta el juez sobre lo que es mi hijo. Se llevaron el Iphone, hicieron todo ese circo con la promesa de que en una semana me lo daban. Se cubren unos a otros. Vieron que el teléfono es un Iphone y se les hizo agua a la boca. Son unas basuras. Tengo las fotos y tengo la agenda de este tipo que tenía el teléfono de mi hijo para su uso personal. Hice la denuncia en la Fiscalía y otra por mi parte con mi abogado, pague un perito y no pasa nada. La Policía es la peor porquería que hay. Lo viví y lo padezco”, condenó la madre de Kevin.

Si bien la familia Cristaldo tuvo el respaldo del Centro de Atención a las Víctimas, Patricia criticó que -hasta la sanción de la ley hace unos días atrás- ellos no tenían representante legal propio y en el caso del abogado que facilito la institución, les informó que no podía seguir la causa. En cuanto a la asistencia psicológica, ella describió que les conseguían turnos aislados en salitas de primeros auxilios y que los atendió una asistente social que dejó mucho que desear.

Esta semana, al igual que todas desde hace seis meses, la familia volvió a encontrarse en la UFI Descentralizada de San Vicente (a cargo de la doctora Karina Guyot), quien les informó que está trabajando en el caso. “La fiscal me recibe de maravillas pero yo me voy y siento que todo el mundo se mata de risas. Desde el dolor y a 30 kilómetros, nosotros le llevamos testigos, información, datos, sin embargo, no pasa nada. Todo lleva tiempo, pero el único que no tuvo tiempo y el único que no pudo hacer nada es Kevin”, sentenció Patricia Cristaldo.

unnamed

DEJA UNA RESPUESTA