¿Qué se aprobó en la última sesión ordinaria del HCD?

Hubo varias aprobaciones sobre tablas y despachos de comisión con el visto bueno: creación del Plan de Procedimientos de Evacuación; creación de un protocolo para la provisión y la calidad de agua de los edificios públicos; otro de prevención de incendios en casas precarias; otro de prohibición del uso de caños de escape libres en autos y motos; y el último para organizar una campaña ambiental de recolección de aparatos electrónicos.

0
671
Desde ahora y hasta abril el cuerpo podrá sesionar solamente en forma extraordinaria.

San Vicente .: Este lunes se desarrolló la última sesión ordinaria del año del Concejo Deliberante de San Vicente, en la cual se aprobaron cuatro despachos de Comisión y dos proyectos sobre tablas. Saneamiento, medioambiente, ruidos molestos, tratamiento de las adicciones y prevención de accidentes fueron, a grandes rasgos, los temas que se abordaron.

Los despachos que recibieron el visto bueno son: la creación del “Plan de Procedimientos de Evacuación” para los edificios dependientes del Municipio; la creación de un protocolo referencial para la provisión y la calidad de agua de los edificios públicos municipales del distrito; otro de prevención de incendios en casas precarias; otro de prohibición del uso de caños de escape libres en autos y motos; y el último para organizar una campaña ambiental de recolección de aparatos electrónicos.

En cuanto a los proyectos aprobados en el recinto sin pasar por debate previo en Comisión son: uno de ordenanza referido a la creación de una Secretaría de Prevención y Tratamiento de las Adicciones municipal y, en esa línea, otro de comunicación para que se amplíen todas las acciones concernientes a la prevención, la rehabilitación y la reinserción social de personas adictas.

Plan de evacuación

El proyecto del Plan de Procedimientos de Evacuación fue presentado por el concejal del Progresismo, Carlos Laguzzi, y establece que: las rutas de salida deben estar trazadas y señalizadas y las vías de salida y de evacuación libres de obstáculos; debe haber sistema de alarma; las puertas deben abrirse hacia fuera del establecimiento; se debe colocar de forma bien visible un croquis en los pasillos de todas las plantas del edificio, como así también los números de los servicios de emergencias (Bomberos, Policía, Defensa Civil); todos los responsables asignados para cada accionar tienen que exhibir su nombre y apellido; se deben designar responsables suplentes; hay que disponer de un sitio base para dirigir la evacuación en la planta baja y de un punto de reunión en la vía pública. Además, en cada dependencia del inmueble debe haber, al menos, tres copias del protocolo para cualquiera que lo solicite.

En este aspecto, la iniciativa se apoya en las leyes 1346 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 3796 de la Provincia de Buenos Aires, que establecen los planes de evacuación y simulacros para incendios y emergencias.

“La experiencia señala que, para afrontar con éxito la situación, la única forma válida, además de la prevención, es la planificación anticipada de las diferentes alternativas y acciones a seguir por los equipos que participan en la evacuación”, postula la norma en uno de sus considerandos.

Agua de calidad

Apoyado en la Ley 19.587 de Higiene, Medicina y Seguridad en el Trabajo, Laguzzi también presentó un proyecto para confeccionar un protocolo por el cual se realicen trabajos periódicos de saneamiento del agua en los establecimientos públicos del distrito -especialmente las escuelas- y de esta manera garantizar una provisión saludable (sin gérmenes ni sustancias tóxicas). Consiste en la desinfección de los tanques, las cañerías y los pozos y en los análisis bacteriológicos, biológicos y físico-químicos correspondientes.

“En la actualidad, el acceso al agua potable es un derecho y no un servicio”, afirma la normativa, y recuerda que “el agua potable es el líquido esencial para la vida”.

Hogares sin incendios

Otro de los proyectos aprobados, cuyo autor también es el edil socialista, responde a la necesidad de que el Municipio lleve a cabo diferentes acciones preventivas contra los incendios en los hogares -especialmente precarios- sin conexión a la red de gas natural, sin la infraestructura edilicia mínima para poder soportar el frío, hechos de materiales de fácil y rápida inflamación y con instalación eléctrica deficiente.

El programa preventivo consistiría en: elaborar un registro de viviendas con riesgos provocados por instalaciones defectuosas y por los tipos de materiales de su edificación; brindar asesoramiento sobre seguridad en instalaciones eléctricas y de calefacción; en el caso de familias de bajos recursos, gestionar la posibilidad de adecuar esas instalaciones; elaborar y brindar cursos de capacitación en maniobras de prevención y extinción de focos de incendio en domicilios, escuelas y entidades intermedias; evaluar anualmente el impacto de la implementación del programa y realizar el informe correspondiente para elevarlo al Concejo Deliberante.

No a los escapes libres

En cuanto a la prohibición del uso de autos y motos con caños de escapes libres, se trata de un proyecto elaborado por los concejales Nicolás Mantegazza, Lucas Di Sabatino y Paula Pereyra, del Frente para la Victoria, con el propósito de impedir ruidos que realmente son “un trastorno” para los vecinos.

Los ediles sostienen en el documento que, “si bien los decibelios provocados por distintos medios de transporte están regulados en la Ley Nacional de Tránsito, es necesario sancionar una ordenanza específica para la regularización de la venta de escapes modificados, como así también de la circulación de los rodados con este tipo de elementos o escapes libres”.

Bajo esta argumentación, el proyecto propone sancionar a los conductores que infrinjan la futura ordenanza con multas equivalentes a 25 litros de nafta, y a 30 si reinciden, como así también obligar a que les coloquen a sus vehículos un caño de escape reglamentario. También dispone que ninguna estación de servicio del distrito cargue combustible a los autos, motos y cuatriciclos cuyos caños de escape estén modificados o liberados, ni tampoco a conductores sin casco y/o que violen las normas vigentes referidas al tránsito. A todo ello se suma la organización de campañas de difusión y concientización sobre el contenido de esta ordenanza.

Electrónica ecológica

Por otra parte, el concejal del bloque del Frente Renovador Juan Montalvo logró darle el voto positivo a su proyecto sobre la realización por parte del Municipio de una campaña de recolección de aparatos electrónicos en las tres localidades del distrito (San Vicente, Alejandro Korn y Domselaar).

A través del Departamento Ejecutivo y su área de Medio Ambiente, la norma establece que se deben instrumentar “las medidas necesarias para adherir al Convenio de Disposición de Tecnología en Desuso (DTD) para el posterior envío de lo recolectado”.

Los aparatos que acepta este programa son: CPU, teclados, mouses, monitores (sin pantalla rota), notebooks, netbooks, impresoras, calculadoras, fax, telex, teléfonos fijos (domésticos, públicos e inalámbricos), equipos de comunicación, radios, televisores (sin pantalla rota), videocámaras, cámaras fotográficas, reproductores de VHS y otros, amplificadores de sonido, consolas de videojuegos, pequeños electrodomésticos (de cocina, de hogar y de cuidado personal), entre otros.

Según la normativa, a través de una capacitación previa articulada con el Ministerio de Educación, este programa permitiría dar empleo a internos del Servicio Penitenciario, quienes podrán obtener ingresos para ellos y sus familias.

Contra las adicciones

La siguiente iniciativa legislativa aprobada -en este caso sobre tablas- pertenece al concejal Juan Mechura, del bloque Cambiemos, y ordena crear un equipo específico dedicado a la tarea de prevención y atención de las adicciones en el distrito.

Por eso, establece que dentro de su organigrama, el Municipio debe constituir una Secretaría de Prevención y Tratamiento de las Adicciones, a fin de “canalizar la demanda de casos y mejorar el nivel de atención de los ciudadanos, además de concientizar sobre los peligros del consumo de sustancias que provocan la pérdida de lazos sociales y familiares y lo más preciado, que es la vida”.

En este sentido, la ordenanza resalta la labor de quienes serán los “agentes interventores acompañantes del campo de la salud” y la importancia de tomar a esta problemática especialmente en el entorno de los jóvenes y desde una mirada integral (familia, clubes de barrio, instituciones religiosas y demás ámbitos sociales).

Con ese espíritu, también se aprobó un proyecto de comunicación presentado por Carlos Laguzzi que de alguna manera vendría a complementar el anterior, ya que insta al Departamento Ejecutivo Municipal a que, “por el área que corresponda, prevea la ampliación de  todas las acciones concernientes a la prevención, asistencia, rehabilitación y reinserción social de las personas en riesgo y las afectadas por las adicciones. Previendo dentro del Presupuesto 2017 las partidas necesarias para esta tarea”.

unnamed

DEJA UNA RESPUESTA