Alejandro Korn | A 78 años de su fallecimiento, el Municipio de San Vicente y fuerzas vivas del distrito realizaron un homenaje a Carolina Elena Lorenzini, la aviadora sanvicentina más conocida por su apodo “Carola”. La ceremonia se llevó a cabo esta mañana en la esquina de las avenidas Hipólito Yrigoyen e Independencia, en Alejandro Korn, lugar donde “La aviadora gaucha” tiene el monumento que la recuerda.

El acto estuvo encabezado por el Jefe de Gabinete Federico Cantó, por el Secretario de Gobierno municipal Alejandro Magnetti y la presidenta de la Cámara de Comercio local Alicia Gómez. También participaron el delegado municipal de Alejandro Korn Ariel Magnetti, el concejal Leandro Ameri, la consejera escolar Clara Fernández, el vocal de la Cámara de Comercio Julio Melo, el Presidente de la Asociación de Prensa de San Vicente Alberto Ciurca y vecinos.

Tapa que le dedicó la revista El Gráfico en 1938.

Magnetti y Gómez fueron los únicos oradores y se encargaron de exaltar las virtudes de quien fuera “una adelantada a su época y que como hija del distrito fue ejemplo de lucha y superación, tanto en atletismo, como en su profesión de aviadora pionera en Sudamérica y en la lucha por la igualdad de entre el hombre y la mujer”. Tras las palabras, colocaron una ofrenda floral al pie del cenotafio.

Su historia

Carola nació en la actual Alejandro Korn el 15 de agosto de 1899, siendo la séptima de ocho hermanos. Fue una gran deportista, destacándose en el remo, equitación, atletismo, salto, jabalina y hockey. Tras numerosos trámites, en 1931 fue aceptada en el Aero Club Argentino y dos años más tarde obtenía el carnet de aviadora civil.

Carola sería la primera mujer en obtener el título de instructora de vuelo en Sudamérica y, en 1941, le otorgaron la licencia para el servicio público comercial. Su cariño por las tradiciones rurales y la cultura indígena junto a su costumbre de vestir bombachas de campo, le valieron el apodo de “Aviadora gaucha” y “Paloma gaucha”.


⇒TAMBIÉN PODÉS LEER | Dos cajeros automáticos para Domselaar


Entre sus logros aeronáuticos podemos mencionar el récord sudamericano femenino de altura, con 5.381 metros en un avión de cabina cerrada, lo que le valió la entrega de una medalla de oro por parte de la Aviación Militar Argentina. En 1936 cruzó el Río de la Plata en un vuelo en solitario y en 1940 unió 14 provincias argentinas en su aeronave.

El 23 de noviembre de 1941, Carola dejaba de existir tras un accidente aéreo. Fue en la actual Base Aérea de Morón en el marco de una exhibición acrobática, cuando realizaba su famosos “looping invertido”, donde el piloto volaba a poca distancia del suelo, cabeza abajo.

Sus restos fueron enterrados en el Cementerio de la Recoleta, pero años más tarde fueron llevados al cementerio de San Vicente, donde actualmente descansan en paz.