San Vicente | Durante los últimos años del gobierno de Daniel Di Sabatino y durante toda la gestión de Mauricio Gómez no se le pudo dar una solución a las inundaciones en distintos puntos de la ciudad de San Vicente. Estos lugares inundados, cada vez que llueve, ya se han convertido en un paisaje cotidiano para sus habitantes. Desde el Municipio informaron que se está trabajando para solucionar esa problemática.

Desde hace varias semanas atrás, el área de Servicios Públicos viene realizando una serie de trabajos consistentes en limpiar los principales canales hídricos de los distintos barrios, para que las aguas escurran con fluidez ante la contingencia de la lluvia.

Esos trabajos habían comenzado en el barrio Parque Ibáñez con la limpieza del canal Cabildo, que se encontraba con mucha vegetación y residuos, que dificultaba el normal escurrimiento de las aguas. Lo mismo sucedió con el canal de la calle Estrada en su cruce con Almirante Brown, otro de los puntos calientes donde el agua no filtra.

Desde hace unos días se está trabajando en el canal Maipú, encargado de escurrir las aguas del centro sanvicentino hacia el arroyo. Quienes transiten por esta calle podrán observar grandes montículos de barro, basura y vegetación que, hasta hace unos días, estaba dentro del canal.

Camión desobstructor

Hace un mes, aproximadamente, se realizó un importante trabajo de desobstrucción manual en las inmediaciones de avenida Sarmiento y Cantilo, otro de los lugares conflictivos en épocas de lluvias.

En ese sentido, el Municipio contrató (con fondos propios) un camión desobstructor con un potente motor succionador que irá limpiando –paulatinamente- los sumideros de las bocas de tormenta, sobre todo en los puntos considerados críticos. Los trabajos comenzaron ayer en la esquina de la avenida Presidente Perón y Rosales, uno de los lugares más conflictivos cada vez que precipita.

Las tareas consistieron en ablandar los sedimentos depositados en los sumideros y aspirarlos, dejando liberadas de barro y residuos las cañerías subterráneas. Según se anunció desde la Comuna, los trabajos continuarán en otros puntos del distrito, como la zona aledaña a la Curva La Estelita, donde las obras realizadas con anterioridad, no dieron los resultados esperados.

Puntos conflictivos

Todavía queda mucho por hacer en este sentido. En la ciudad de San Vicente hay que trabajar, y mucho, sobre la avenida Almirante Brown, que tiene varios sectores inundables. También sobre la calle Bolívar y en Sarmiento y Urquiza.

San Vicente disertó en el Primer Foro Nacional sobre Humedales.

Los sectores que requieren de una rápida intervención del Municipio, tal vez sean la esquina de Sarmiento y San Juan, donde existe un enorme badén que se inunda e impide el paso vehicular; y la calle La Rioja entre Matheu y Serrano, lugar que se convierte en una laguna de tres cuadras cada vez que caen dos gotas. Los vecinos del lugar refieren que esa calle se inunda siempre, desde la época en que se asfaltó, durante la gestión de Brígida Malacrida.

Una tarea titánica pero muy necesaria la que ha encarado la gestión de Nicolás Mantegazza. Esperemos que encuentren las soluciones para que estos lugares dejen de anegarse ante cada lluvia.