San Vicente .: Como sucedió en el año 1995 cuando Guernica se segregó de San Vicente, hay un amplio sector de habitantes del distrito que buscaría la autonomía de la zona rural, incluida la localidad de Domselaar. El motivo que aducen es la falta de atención del Estado hacia esta zona, que ocupa casi el 90 por ciento del territorio sanvicentino.

En junio pasado, la Sociedad de Fomento “Unión Vecinal Once Bocas” (UVOB) elaboró un proyecto de ordenanza para la conformación de una Delegación Municipal que atienda los problemas de esta zona. El proyecto tuvo el acompañamiento del concejal Andrés Lorusso, pero aún el Cuerpo Deliberativo no lo trató.

“Esta lentitud del HCD en tratar las problemáticas de nuestro campo y la gran cantidad de hechos de inseguridad que estamos atravesando nos ha hecho pensar en tomar otro tipo de medidas y determinación”, le confió a Al Sur Web Jorge Zatloukal, presidente de la UVOB.

“Desde hace siete meses, nuestra zona viene siendo asolada por delincuentes que nos roban nuestro ganado y con total impunidad, los matan y los faenan en nuestros campos, sin que todavía se haya detenido a una sola persona”, sumó el fomentista rural.

Según los datos estadísticos que maneja Zatloukal, en los últimos siete meses se han producido una enorme cantidad de hechos de abigeato (cuatrerismo), en donde los delincuentes roban ganado vacuno, equino, porcino y ovino que, en la mayoría de los casos es sacrificado y faenado en los propios campos, lo que muchos se atreven a marcar como la existencia de una zona liberada.

Por este motivo, los productores se reunieron en los últimos días con el titular del Comando de Prevención Rural (CPR), Claudio Galli, para gestionar la instalación de dos destacamentos en la zona. “Galli nos informó que nuestro pedido ya fue elevado al Ministerio de Seguridad bonaerense. Esperemos que llegue a buen puerto”, destacó Zatloukal.

A todo esto se suma la “renuencia del intendente Mauricio Gómez” a recibir a los vecinos de Once Bocas, lo que incrementó en los últimos días la crispación de los grandes, medianos y pequeños productores rurales, que ven boquiabiertos, como se llevan el fruto de su trabajo.

La autonomía como remedio

Hace una semana, aproximadamente, hubo una reunión con referentes barriales de la localidad de Domselaar y sectores del ámbito rural. Todos los actores coincidieron en que sufren la misma problemática y no descartaron que la segregación de Domselaar y la zona rural del resto del distrito sea un atisbo de solución a esta situación de indefensión que atraviesan.

“La gente está muy indignada por el pésimo estado de los caminos y los puentes que interconectan nuestra región”, aseguró Zatloukal, quien además confirmó la existencia de un movimiento “independentista” entre muchos ruralistas: “El martes, muchos productores van a marchar al Municipio para reclamar más seguridad, entre otros temas. No descartemos que también se presente ante la Legislatura bonaerense un proyecto pidiendo la autonomía” sumó en fomentista.

Un caso parecido ocurrió más cercano en el tiempo, cuando en 2009 la pequeña localidad de Lezama logró la autonomía del distrito de Chascomús. Una cosa que hay que tener en cuenta es que la zona rural más la localidad de Domselaar, ocupan el 90 por ciento del territorio sanvicentino, y que de concretarse este proyecto, el distrito perdería gran cantidad de tierras.

Por este malestar manifiesto, este martes a las 9.30, productores rurales nucleados en la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) junto a otros vecinos de la región, marcharán a la puerta del Municipio y del CPR para pedir medidas de seguridad que los proteja de los últimos hechos de cuatrerismo.