Supermercado El Faro

San Vicente | La actividad marcial en San Vicente ha sufrido los efectos de la pandemia, con gimnasios que han tenido que cerrar y con entrenadores que vieron mermada su actividad. Incluso hay quienes tuvieron que vender los accesorios deportivos para poder paliar la difícil situación.

Ignacio Manfredi, titular del Manfredi Team, no es ajeno a esta realidad, pero su persistencia y perseverancia le sirvieron para reinventarse y para no perder terreno, tanto en lo físico y personal, como en lo laboral, con la recuperación de algunos alumnos para recomenzar la actividad, luego de haber trabajado, como muchos otros, en la modalidad virtual.

“Podía haberme quedado tirado en un sillón, mirando Netflix, comiendo, tomando cerveza y lamentándome todo el tiempo, pero decidí aprovechar ese tiempo en mí, y en cosas positivas, como el entrenamiento y fijarme nuevas metas” contó Ignacio Manfredi en diálogo con el Equipo ActivaSport.

Ignacio Manfredi en oportunidad de recibir el Premio Maffía a las personalidades deportivas destacadas de San Vicente.

El deportista sanvicentino reconoce que en algún punto, la pandemia “fue una aliada” que lo mantuvo despierto y alerta, a punto tal, de volver a la senda de la buena alimentación y al entrenamiento riguroso, que lo han convertido en uno de los mejores exponentes marciales del distrito, muy reconocido y respetado en el circuito de los deportes de contacto.

Ignacio Manfredi comenzó su carrera en 1993, y no por decisión propia. Sus padres y su abuela fueron determinantes en la elección, ya que las artes marciales, el taekwondo en el principio, le terminarían cambiando la vida y moldeando su carácter vulnerable, dándole metas que se fueron cumpliendo con el correr de los años.

En 2002, Ignacio Manfredi se codeó con el éxito deportivo ganando el mundial de taekwondo disputado en nuestro país, con varios países participantes, lo que le valió el reconocimiento deportivo, pero también el de su ciudad, al ser nombrado deportista destacado del año por la entonces intendenta de San Vicente, Brígida Malacrida de Arcuri.

Con su hermano Ricardo, también habían alcanzado la clasificación para el mundial de Corea 2004, pero la falta de dinero y de patrocinantes hizo que se frustrara ese viaje, como les ha sucedido a muchos deportistas amateur que deben luchar envarios frentes, además de los rivales ocasionales.

De ahí en más la carrera fue ascendente en el terreno del taekwondo, pero también en otras disciplinas, consiguiendo títulos en full contact y kick boxing. Actualmente se ha involucrado en las disciplinas jiu jitsu y en las artes marciales mixtas (MMA).

Su obsesión por el entrenamiento y por la disciplina lo transformaron en un deportista de alto rendimiento y en un destacado entrenador, desarrollando su trabajo en su propio gimnasio, el que espera agrandar en poco tiempo en el terreno de su casa para poder brindar más servicios a sus alumnos y a los muchos interesados en recibir entrenamiento personal y deportivo.

“Con la pandemia perdí a muchos chicos y es muy triste, pero no bajo los brazos, me volví a encontrar conmigo mismo y recuperé el entrenamiento que antes no tenía por falta de tiempo. Pero ya comencé nuevamente y esto en algún momento va a terminar” destacó.

Ignacio Manfredi también fue galardonado en el año 2017 por el Rotary Club San Vicente, en lo que fuera la entrega anual de los Premios Eduardo Maffía para destacar la labor, el esfuerzo y el desempeño de los deportistas sanvicentinos. Manfredi fue uno de ellos, gracias a sus logros y su impecable trayectoria deportiva en el distrito de San Vicente. “Me gustaría que cuando me retire, me puedan recordar como un gran entrenador y formador de artistas marciales, más allá de los campeonatos logrados” señaló.