Supermercado El Faro

San Vicente | “En 1895 Cavanagh, Geogeham, Kenny, O’Farrel, eran solo un grupo muchachos que quisieron formar un club de fútbol. Pero debían conseguir el dinero.  El 28 de julio de 1895, luego de una reunión hípica desarrollada en el Hipódromo Argentino, aquellos jóvenes descendientes de irlandeses, decidieron fundar el Club Atlético Capital, cuyo primer presidente fue Tomás Hagan”.

“Entusiastas, reunieron unos pesos y el 6 de octubre de 1895 los jugaron a las patas de Porteño, un caballo que corría en el Argentino. El caballo ganó y fue un batacazo: pagó 92,82 pesos. Lo cobrado en la ventanilla alcanzó para comprar la pelota, las casacas, medias y botines. En reconocimiento al corcel que les permitió materializar sus ilusiones de formar un club, decidieron cambiarle el nombre al recién fundado Atlético Capital por Porteño Athletic Club, que luego pasó a llamarse Club Atlético Porteño”.

Porteño fue uno de los primeros clubes en adoptar la modalidad femenina entre sus filas.

De esta forma, la Wikipedia ilustra el comienzo de “Teño”, el único club de rugby que tiene el distrito de San Vicente. Nació en la vieja Capital Federal, pero desde 1971 se mudó definitivamente al paraje sanvicentino que hoy lleva su nombre, ubicado en la intersección de Magallanes y Pardo, en la ciudad cabecera del distrito.

Un club en obra

El Equipo ActivaSport dialogó con Fernando “Friky” López, actual presidente de la entidad, quien hizo referencia a las obras encaradas por el club durante la cuarentena, con la ayuda económica del Gobierno nacional y el apoyo de la Comuna local, a través del programa “Clubes en Obra”.

“No podríamos pegar un ladrillo si no fuera por esta gran ayuda. Lo único que podemos hacer es agradecer, porque veníamos con un bajón anímico por la cuarentena, y ahora ver que el club está mejorando y que se realizan obras es una alegría inmensa”, destacaba López durante la visita de Sergio Palmas, Subsecretario de Infraestructura Deportiva y Competencias de la Nación.

Ese día, el club ponía en marcha el trabajo de remodelación de sus tres vestuarios: nueva instalación de agua, grifería nueva, reparación de paredes, pisos, cielorrasos e instalación eléctrica. “Lo que podemos lo hacemos los miembros de la Comisión Directiva, mientras que las tareas de albañilería la dejamos en manos de profesionales”, contó López.

“Clubes en Obras” tiene una doble finalidad: por un lado la de ayudar a los clubes a través de un subsidio económico, y por el otro el de generar trabajo genuino. “Estamos contentos y orgullosos de haber recibido esta ayuda. Contentos porque vamos a poder solucionar el problema estructural que teníamos en nuestros vestuarios; y orgullosos porque somos una institución ordenada y con todos los ‘papeles’ al día”, destacó el presidente de Porteño.

En el último torneo, “Teño” ascendió a la tercera división de la URBA.
Fútbol, hockey y rugby

Si bien la institución nació hace 125 años como un club de fútbol, la profesionalización de este deporte en nuestro país lo volcó de lleno al rugby. Algunos años atrás también se practicó hockey sobre césped, participando de la Asociación de Hockey de la Cuenca del Salado. Hoy por hoy, solamente se practica el “deporte de la guinda”, pero desde hace más de cinco años se adoptó la modalidad femenina dentro de este rudo deporte.

Definitivamente, “Teño” es un club inclusivo, donde quienes forman parte de sus planteles pertenecen a todos los extractos sociales. La incorporación del rugby femenino también habla de esa integración. Fue uno de los diez primeros clubes en incorporar mujeres en sus filas, que con trabajo, esfuerzo y talento forman parte del “top ten” de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA). El conjunto superior masculino ascendió a la Tercera División de esta asociación.

En tiempos de pandemia todo se hace cuesta arriba, pero con el esfuerzo de los entrenadores, de sus autoridades y de los jugadores y jugadoras, se realizan videoconferencias. “A través de la plataforma Zoom tratamos de contener y alentar a nuestros chicos para que puedan realizar ejercicios físicos en sus casas, para que cuando se le pueda entrar nuevamente a la ovalada, se encuentren en la mejor condición física posible”, describió López.

Tesón, esfuerzo y solidaridad son adjetivos afines al rugby, pero en la institución sanvicentino también podemos agregar inclusión y solidaridad. En este tiempo difícil que nos toca vivir a los argentinos, la gente de “Teño” también tiene tiempo para juntar y acopiar comestibles y ayudar alrededor de 10 familias sanvicentinas que atraviesan un momento económico difícil, signado por la pandemia.

Seguramente, esta pesadilla va a pasar, y cuando ello suceda, Porteño va a estar de pie, afrontando los torneos como lo viene haciendo desde hace más de un siglo.

Fuente: activasport.ar