SV | Marcos Romero > Un sanvicentino que entró en la historia del full contact

En septiembre se consagró campeón sudamericano con la Selección Nacional de Artes Marciales Mixtas en Brasil. Entrena, enseña y además trabaja para subsistir.

0
81

San Vicente .: Tres veces por semana, Marcos sale de su casa a las 5 de la mañana para unir San Vicente con el barrio porteño de Núñez, donde funciona el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD). Allí entrena con la recientemente formada Selección Nacional de Artes Marciales Mixtas, que tuvo su prueba de fuego en Brasil, una historia de la cual el sanvicentino Marcos Romero es protagonista.

Marcos cuenta con 27 años, entrena full contact con su padre Alberto en el Club de Pesca de San Vicente y además da clases en ese lugar. Hace unos meses atrás fue elegido entre cientos de deportistas para formar parte del Seleccionado Nacional, por lo que los lunes, miércoles y sábados entrena en el CENARD.

Su tiempo lo comparte entre esta pasión, su familia y su trabajo. Como todo deportista amateur, tiene que hacer miles de malabares para poder viajar, entrenar y llegar temprano al Changomás de San Vicente, donde cumple sus tareas laborales.

El 27 y 28 de septiembre se realizó en Brasil el Cuarto Campeonato Sudamericano de Deportes de Contacto, donde el Seleccionado Argentino hizo su histórico debut oficial. Histórico porque tras el debut dejó boquiabiertos a propios y extraños y se trajo el título de Campeón Sudamericano, compitiendo nada más y nada menos que contra Brasil, un gigante en estas disciplinas.

“Desde que llegamos a Santa Catarina todo fue un cúmulo de emociones, buenas y malas”, le contó a Al Sur Web Romero. Es que apenas bajaron del micro se encontraron que muchos estaban por encima del peso reglamentario, por lo que la organización les dio 30 minutos para eliminar gramos y realizar el pesaje oficial.

“Uno de los momentos más emotivos que viví fue durante la presentación de las selecciones, donde se entonaba el himno nacional de cada país. Para nuestra sorpresa, el último himno en ejecutarse fue el de Brasil y ni noticias del nuestro. Nos dio mucha bronca que no nos hayan tenido en cuenta, por lo que comenzamos a cantar a capela nuestra canción patria, ante la mirada de todos”, relató Marcos uno de los momentos “agridulces” que vivió.

De este torneo participaron equipos de Uruguay, Bolivia, Perú, Chile, Colombia, Brasil y Argentina, aunque el gran desafío MMA del certamen era entre Brasil y nuestro país.

Los argentinos tuvieron 14 peleas ante los vecinos del norte, de las cuales ganaron 13, 8 por knock out. “La emoción más grande la viví cuando me enteré que la mía iba a ser la primera pelea. Estaba muy nervioso. Cruzábamos miradas con el brasilero, que me sacaba una cabeza y media de ventaja”, contó Romero, quien completó: “Cuando me llamaron por los parlantes comencé a caminar para la jaula y mi entrenador me colgó la bandera argentina en el cuello. Fue lo más hermoso que me pasó en la vida, parecía que me habían dado superpoderes, quería entrar y “matar” al brasilero”.

La pelea de Marcos duró solamente 17 segundos. Apenas comenzó conectó un cross de izquierda que volteó a su contrincante. Tras la cuenta de protección de 8 segundos, metió una patada circular que dejó al brasilero fuera de combate. Fue el primer triunfo de los 13 logrados por el seleccionado.

Marcos recibió la medalla dorada por su combate y la Selección Nacional trajo al país el título Sudamericano en su primera intervención. En noviembre, Argentina organiza el campeonato Mundial, donde brasileros y argentino volverán a verse las caras.

En tanto Marcos continúa con su entrenamiento, ya que este domingo tiene un combate crucial para seguir formando parte de la Selección. “Cada seis meses tenemos realizar un combate, que nos deja afuera o nos sigue ratificando en el equipo”, aclaró el luchador sanvicentino.

En su lucha diaria de trabajar para vivir y seguir practicando este deporte que lo apasiona, marcos se encuentra en la búsqueda de sponsors. “Se hace todo difícil” cuenta. “Hoy por hoy necesito cubrir los viáticos de los lunes, miércoles y sábados, para poder tomar una combi en Capital y poder llegar a tiempo a mi trabajo. Tal vez más adelante pueda hacer de este deporte mi profesión y vivir de ello. Mi familia me enseñó que con esfuerzo y trabajo, todo llega”.

A la hora de agradecer, recordó a su padre “que me enseñó todo lo que se”, a sus compañeros de selección y a los comerciantes que le dieron una ayuda económica como Mayorista La Chola de Alejandro Korn y Chacinados Gómez.