Florencio Varela | Personal de la Policía Vial Guernica, con asiento sobre la Ruta 58, logró recuperar un camión que había sido robado. Luego de una persecución que finalizó en Florencio Varela y de un enfrentamiento armado con los malviviente, los uniformados detuvieron a uno de los sujetos, mientras que el resto se dio a la fuga.

El hecho ocurrió este miércoles al mediodía cuando la Policía Vial es advertida sobre una supuesta intercepción de un camión por parte de los llamados piratas del asfalto. El robo se había llevado a cabo en el kilómetro 64 de la Autovía 6, en cercanías de la rotonda de la Ruta 58, continuando su rumbo en dirección este, hacia la ciudad de La Plata.

El vehículo recuperado y el móvil policial que fue impactado por el camión.

Los uniformados comenzaron a buscar el camión, que según datos aportados por el denunciante, era de color blanco, con semirremolque y con lona de color naranja. En el kilómetro 44 de la Ruta 6 –cerca de la rotonda de la Ruta 53- avistaron al camión en cuestión. Al sentirse descubiertos, los delincuentes alivianaron carga y desengancharon el acoplado, dándose a la fuga por la Ruta 53, rumbo a Varela.

Allí comenzó una persecución que finalizó en jurisdicción de la Comisaría Quinta de este distrito. Los delincuentes intentaron arrollar a uno de los policías, impactando con el móvil de la Vial, perdiendo el control del camión y terminando en un zanjón de la calle 1498, tras lo cual descendieron del vehículo y comenzaron a disparar contra los uniformados.

San Vicente | El CPR detuvo a cuatro delincuentes que habían robado en un campo.

El cruce de fuego finalizó cuando los delincuentes subieron a un utilitario color violeta -que hacía el trabajo de logística para los malhechores- y se dieron a la fuga, dejando abandonado a otro delincuente que, finalmente fue atrapado e identificado como Diego De Gaudio (42), oriundo de la localidad de Temperley, quien quedó a disposición de la Justicia.

La policía pudo recuperar el vehículo, el semirremolque y toda la carga de conchilla que era transportada. El chofer del camión fue abandonado por otra parte de la banda en la localidad browniana de Longchamps, totalmente ileso. El hecho fue caratulado como “robo de mercadería en tránsito, resistencia a la autoridad, abuso de arma de fuego y privación ilegítima de la libertad”.