San Vicente | Ayer, en un operativo conjunto entre inspectores de la Municipalidad de San Vicente y agentes de la Policía Local, desactivaron una fiesta electrónica que se estaba por realizar en una propiedad de la calle Los Potrerillos, en el límite entre San Vicente y Alejandro Korn.

Los agentes del área de Protección Ciudadana y los uniformados constataron que el evento no poseía permisos ni habilitación de ningún tipo, por lo que se procedió a clausurar el predio y dejar una guardia policial en el lugar, ya que se esperaba una gran concurrencia de jóvenes.

La clausura se produjo en Los Potrerillos al 800.

Tras la denuncia de algunos vecinos sobre la realización de la fiesta, la Secretaría de Seguridad implementó el operativo en la calle Los Potrerillos 856, en la zona de la Curva La Estelita, detrás del camping de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), justo en el límite entre Korn y la ciudad cabecera.

En un comunicado emitido por el área de Prensa municipal se informó que estos eventos solamente se pueden desarrollar con la seguridad y condiciones adecuadas, ya que es responsabilidad del Municipio velar por las personas que participan de los mismos.

Tras la tragedia del boliche porteño Cromañón, en todo el país se endurecieron las leyes para la realización de eventos de este tipo. Son muchos los requisitos que los organizadores de este tipo de fiesta deben tramitar, ante el municipio y el Ministerio de Seguridad de la Provincia, como la habilitación municipal, el permiso del Registro Provincial de Comercialización de Bebidas Alcohólicas (ReBA) o el permiso de Bomberos de la Policía Bonaerense.

Como la mayoría de estas fiestas no poseen ninguno de estos permisos, habitualmente no se publicitan y se organizan con el “boca en boca” por las redes sociales, por eso es importante que los vecinos denuncien este tipo de eventos que están fuera de la ley.