San Vicente | Personal de la Dirección de Investigaciones (DDI) de Cañuelas, dependiente de la DDI La Plata logró desbaratar una banda que se dedicaba a robar motos secuestradas por el Municipio en distintos operativos de control. Los vehículos eran mantenidos a resguardo en la Terminal de Ómnibus, donde funciona el depósito municipal.

Las cuatro detenciones se desencadenaron esta madrugada luego de una exhaustiva investigación policial, tras la desaparición de siete motos que se encontraban en el depósito. Los pesquisas observaron los videos de vigilancia de esa noche y lograron establecer el ilícito cometido por cuatro personas en complicidad con el vigilador del predio.

También se secuestró una camioneta 4×4 utilizada para la distribución de motos.
San Vicente | El sector rural reclama más presencia policial en los campos.
Modus operandi

A las 3.30 de la madrugada, aproximadamente, ingresó a la parte trasera de la terminal un automóvil particular con cuatro ocupantes, que en minutos subieron las siete motos a un camión municipal, que luego partió con rumbo incierto. Ese rodado regresó vacío luego de una hora y, tras ello, el auto particular dejó el lugar con sus cuatro ocupantes.

Según lo que se pudo saber, estos individuos actuaban rápidamente para no ser detectados. Una vez que robaban los vehículos, los distribuían en distintos domicilios y luego eran acondicionados para su posterior comercialización.

En la noche de ayer y madrugada de hoy se realizaron varios allanamientos en distintos domicilios de la ciudad cabecera, en donde se secuestraron un total de 15 motovehículos, cinco de los cuales son los robados en la Terminal de Ómnibus. Uno de esos domicilios estaría ubicado en la calle Alvear, cerca de su cruce con Yrigoyen, en el barrio El Hospital, lugar donde funcionaría un taller de motos. También se incautó una camioneta Chevrolet 4×4, que habría sido utilizada en la distrubución de las motos a distintos domicilios.

Hasta el momento, se recuperaron 15 motos, 5 de las cuales son las robadas en el depósito municipal.

De los seis detenidos, uno es menor de edad, otro recuperó la libertad rápidamente, otro es el sereno del predio municipal, el cuarto es un empleado de la Comuna, el quinto es el chofer del camión (también empleado municipal) y el sexto, un mecánico, encargado de acondicionar los vehículos antes de venderlos.

Si bien persiste un hermetismo por parte de las autoridades policiales y, en especial, las judiciales, se pudo saber –según dicho de vecinos- que habría dos detenidos de apellidos Luzzi y Heine.

La investigación continúa y se espera que en las próximas horas haya más novedades, más allanamientos, más detenidos y más vehículos recuperados. También queda establecer si estos empleados infieles son los mismos que actuaron en otros robos casi idénticos, en el Polideportivo Padre Mugica y en la Terminal de Ómnibus.