San Vicente | El Comando de Prevención Rural (CPR) de San Vicente realizó un secuestro de 20 caballos que estaban a punto de ser faenados en el Frigorífico Lamar de la ciudad de Mercedes, en cercanías de Luján. Los equinos están a resguardo en el Predio Identidad Nacional, en San Vicente, a la espera de la aparición de sus dueños.

En la provincia de Buenos Aires, el consumo de carne de caballo está prohibida, pero no así la exportación, por lo que detrás de este suculento negocio, se mueve una mafia que comienza por los cuatreros, continua con los acopiadores y termina en los frigoríficos, que mira para un costado a la hora de ingresar un animal mal habido.

Por una denuncia por el robo de dos equinos en Guernica, el CPR de San Vicente comenzó una investigación que finalizó en los basurales que el CEAMSE posee en el partido de San Martín. En ese lugar, un acopiador (persona autorizada para comprar caballos para la faena) al cual apodan “El Alemán”, tenía varios caballos listos para ser trasladados al Frigorífico Lamar, en Mercedes.

San Vicente | Cayó parte de la banda que robaba motos secuestradas por el municipio.

El primer indicio de ilegalidad observado por los uniformados del CPR fue que ese lugar no estaba autorizado para hacer el acopio de los animales. El campo inscripto por “El Alemán” se encuentra en Escobar, por lo que la policía secuestro tres caballos, los dos robados en Villa Numancia y un tercero con evidentes signos de anemia. Este animal fue trasladado a la sede que Ayuda a Caballos Maltratados (ACMA) posee en Alejandro Korn, para su recuperación.

Con el dato de que más caballos robados habían sido trasladados un día antes al frigorífico mercedino, el titular del CPR San Vicente, Roberto Beldrio, y personal del Comando  acudieron a Lamar SA, un lugar con una larga fama de faenar caballos de dudosa procedencia.

El rápido accionar de la titular de la Fiscalía Descentralizada de San Vicente Karina Guyot y del Juez de Garantías de Cañuelas Martín Rizzo, permitió que las autoridades policiales pudieran ingresar al frigorífico ubicado en la Ruta 5 de Mercedes.

Una vez en este matadero de caballos, los uniformados comenzaron a encontrar una serie de irregularidades en la cadena de trámites que se necesitan para que un animal ingrese legalmente a este lugar, como -por ejemplo- la “marca fresca. Es decir, que los caballos que todavía estaban en los corrales habían sido marcados a fuego recientemente, algo considerado ilegal y que las autoridades del frigorífico habían incumplido.

Finalmente, las autoridades policiales sanvicentinas rescataron un total de 17 caballos listos para la faena, entre los que se encontraban los dos por los que había comenzado la investigación.

Una vez trasladados a San Vicente, se logró dar con los dueños de otros tres equinos, por lo que aún quedan 14 caballos a la espera que aparezcan sus propietarios. Los animales se encuentran a resguardo del CPR en el Predio Identidad Nacional, en San Vicente.

En la zona, este suculento negocio tiene una cadena de ilegalidad que comienza por los cuatreros, encargados de robar los caballos de los campos de toda la región y que terminan en un predio de Esteban Echeverría, propiedad de un tal “Tano Tuerto”, que se encarga de reclutar un pequeño ejército de cuatreros, que hacen el trabajo sucio.

Este personaje, que hace unas semanas atrás había sido detenido, traslada a los equinos a San Martín, el último lugar que verán antes de ser trasladados a Mercedes, donde son sacrificados y su carne vendida a distintas partes del mundo.

Haciendo click aquí, se podrá ingresar a una fotogalería de Facebook, donde se encuentran las fotografías de los caballos que esperan que sus dueños aparezcan.